Torroella de Montgrí y L’Estartit: el tesoro natural de la Costa Brava

En la comarca del Baix Empordà, en pleno parque natural y frente al Mediterráneo, se encuentra este pueblo que es uno de los destinos más sostenibles del planeta. Un lugar para disfrutar todo el año, que te conquistará por sus hermosas playas y fondos marinos, pero también por su oferta cultural y patrimonial. ¿Qué más se le puede pedir al destino perfecto?

Viajar para Ajuntament de Torroella de Montgrí
 | 
Foto: Toni Leon

El verde de la naturaleza y el azul del mar se unen para pintar el paisaje de este precioso rincón de Girona, en la comarca del Baix Empordà. El impresionante marco natural que acoge a estos pueblos es el del Parque Natural del Montgrí Islas Medas y el Baix Ter. Gracias a su variedad paisajística –que incluye montaña, valle, huerta, humedales, playas y acantilados– ha sido escogida como el destino costero más sostenible del mundo por los prestigiosos premios World’s Best Sustainable Destinations que concede la organización internacional Green Destinations. Y méritos no le faltan.

Dentro del Parque Natural se encuentra el macizo del Montgrí, un lugar perfecto para los amantes del senderismo, de las rutas en bicicleta y de las panorámicas espectaculares. Subir a la cima merece la pena por muchos motivos. El primero son las impagables vistas del Empordà, pero más allá de su belleza natural, el macizo esconde un rico patrimonio histórico y cultural, como la solitaria ermita de Santa Caterina, las cuevas prehistóricas o el Castillo del Montgrí, construido entre 1294-1301 por orden del rey Jaume II, que se alza en lo más alto.

El Castillo de Montgrí ofrece las mejores vistas e interesantes ruta senderistas. | Toni Leon

Al pie de este macizo se encuentra Torroella, una villa real rodeada de campos y huertos regados por tramo final del río Ter. Pasear por su calles y plazas es también un recorrido a través de los tiempos: en sus callejones estrechos caprichosamente estructurados y el impresionante conjunto histórico medieval se palpa la historia y la intensa vida cultural de la villa. Arte, música y patrimonio sitúan este municipio a la altura de los destinos culturales más importantes de Cataluña. Esta es tierra de pintores, escultores, escritores y fotógrafos y su dinamismo cultural ha generado la presencia de numerosas fundaciones privadas y galerías de arte. Pero de entre todas las artes, la música es quizá la que late con mayor fuerza, ya que ofrece un variado programa de audiciones, conciertos y bailes de sardanas durante todo el año, así como en el prestigioso Festival Internacional de Músicas, que se celebra cada verano.

El Montgrí se prolonga hasta el mar y junto a él se asienta la población de L’Estartit: con la montaña detrás y el mar delante, es uno de los mejores centros turísticos de la Costa Brava. Fue una barriada de pescadores hasta el siglo XIX, cuando comenzó a desarrollar una amplia oferta turística de alojamientos, hoteles y lugares de ocio. Justo delante de la población se alzan las Islas Medes, paraje protegido de una belleza extraordinaria y auténtico paraíso para los amantes de las actividades acuáticas y el submarinismo.

El archipiélago de las Islas Medes emerge frente a la costa de L'Estartit. | D.R.

Formando parte también del Parque Natural, este archipiélago está formado por siete islotes y es actualmente una de las reservas de flora y fauna marina más importantes del Mediterráneo occidental. Veinte años de protección han hecho posible una recuperación espectacular de la riqueza de su fondo marino, en el que destacan las poblaciones de algas, las praderas de posidonia, los corales, varias especies de peces, los cangrejos, las estrellas de mar… Es el lugar ideal para la práctica del esnórquel o el buceo, pero quienes no se atrevan con estas actividades podrán disfrutar de las maravillas del mar a través de un recorrido en alguno de los barcos con fondo de vidrio alrededor de las islas así como para la costa del Montgrí, también de impactante belleza.

Torroella de Montgrí-L’Estartit complacerá también a quienes busquen unas vacaciones de sol y playa. Solo un 30% de su litoral está urbanizado y cuenta con 5,4 km. de playa y 9,7 km. de costa rocosa y acantilados. El visitante podrá escoger entre playas de arena fina y poca profundidad, ideal para toda la familia y con una gran oferta de servicios, o pequeñas y preciosas calas donde se llega después de una excursión a pie o en barca, siguiendo la costa del Montgrí. Por todo esto, Torroella de Montgrí-L’Estartit conforman un territorio líder en el turismo sostenible, familiar y cultural. Con un número ilimitado de posibilidades, todo el mundo encuentra lugar para sus aficiones, sean gastronómicas, culturales, arquitectónicas, deportivas o paisajísticas. ¿Qué más se le puede pedir al destino perfecto?