El top ten de Canadá: lo que no puedes perderte en el país de la naturaleza soberbia

Majestuosas montañas, acantilados escarpados, épicas carreteras, ciudades vibrantes… el segundo país más grande del planeta es un microcosmos en el que hallar de todo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Arpad Benedek / ISTOCK

Con nada menos que seis husos horarios, este país bañado por tres océanos (el Pacífico, el Ártico y el Atlántico) atesora una apabullante variedad de paisajes, donde campan a sus anchas gigantescas criaturas. Pero también está sobrado de vida urbana con bonitas ciudades que son un referente cultural. Por todo ello y por mucho más, Canadá es uno de los destinos más completos y apasionantes del mundo. Y aunque cuenta con atractivos infinitos, esto es lo que no te puedes perder si lo visitas:

brytta / ISTOCK

1. Las Montañas Rocosas

R.M. Nunes / ISTOCK

Las situamos en primer lugar por su belleza imposible. Esta espina dorsal alberga cuatro parques naturales (Banff, Jasper, Yoho y Kootenay) donde se suceden los picos nevados, los lagos turquesas, los bosques espesos, los ríos saltarines… y los osos. Todo poderosamente grandioso. 

JeannaThacker / ISTOCK

2. Las Cataratas del Niágara

CPQNN / ISTOCK

Esta joya de Ontario es famosa en el mundo entero por su atronador volumen de agua, el mayor de todas las cascadas del planeta: cada segundo cae el equivalente a un millón de bañeras. Por su espectacularidad, impresionan tanto de día como de noche. 

Arpad Benedek / ISTOCK

3. Vancouver

Stephanie La Porta / ISTOCK

Su exquisita mezcla de ciudad y naturaleza la convierte en una de las metrópolis con mayor calidad de vida. Y es que su activo entramado urbano está abrazado por once playas, montañas donde practicar esquí en los meses fríos y el impresionante bosque de Stanley Park en el mismo centro. 

mysticenergy / ISTOCK

4. Churchill

GomezDavid / ISTOCK

A orillas de la bahía de Hudson, es el lugar donde vivir la experiencia de contemplar a los osos polares y aspirar la atmósfera antártica. Un lugar remoto, solitario y apartado del mundo, oculto en el interior de la tundra, donde además de contemplar a estas criaturas se puede nadas entre ballenas beluga.

travelling-footprint / ISTOCK

5. Montreal 

buzbuzzer / ISTOCK

Cómo no incluir a la ciudad con la más dinámica escena nocturna del país. Una metrópoli cosmopolita de inspiración francesa, reconocida por su escena artística, en la que sobresale el potente Festival de Jazz, que tiene lugar en primavera. Parques, barrios alternativos y un buen panorama gastronómico. 

6. Isla de Vancouver

edb3_16 / ISTOCK

No hay que confundir con la ciudad, aunque se encuentra en frente de la misma. Se trata de una isla plagada de naturaleza que tiene su capital en Victoria y que alberga bosques enormes, granjas, bodegas, playas donde practicar surf y el refugio perfecto de Tofino, un idílico pueblo pesquero.

MarkSkalny / ISTOCK

7. Quebec

Pgiam / ISTOCK

La más romántica de las ciudades canadienses es un bonito laberinto de piedra con imponentes catedrales, viejas casonas y acogedores cafés donde huele a croissant y café recién hecho. Su alma europea se cuela por todas las esquinas del casco viejo en un ambiente único. 

marcduf / ISTOCK

8. Cabot Trail

lightphoto / ISTOCK

Este tortuoso tramo del litoral atlántico recorre algunos de los enclaves costeros más impresionantes del país, amenizado además por la cultura celta que aquí encuentra terreno fértil. Está dentro de la llamada Nueva Escocia, que parece sacada de un cuento de hadas. 

DenisTangneyJr / ISTOCK

9. Toronto

espiegle

La metrópoli más grande, situada en la orilla del lago Ontario, es un conglomerado de barrios multiculturales con una eficaz red de transporte y numerosas atracciones para dedicar unos días. Imposible no mencionar  la CN Tower (que llegó a ser la más alta del mundo) y a su restaurante giratorio.

diegograndi / ISTOCK

10. Isla de Baffin

RyersonClark / ISTOCK

Solo aquellos afortunados aventureros que buscan territorios vírgenes y desafiantes podrán disfrutar de la desoladora belleza ártica del norte de Canadá, donde hallar comunidades inuit, sobrecogedoras llanuras  y temperaturas de -50 grados.