Todo el lujo de Versace y una playa con control de temperatura

Foto: Johannes Mann/Corbis

Dubai se ha convertido en un símbolo del turismo de alto nivel. Primero fue el Burj Al Arab, que presume de ser el único hotel de siete estrellas del mundo y que ofrece a sus huéspedes la posibilidad de disponer de una flota de Rolls Royce; después se anunció la puesta en marcha de The Palm, un complejo turístico formado por dos islas artificiales con forma de palmera en el que ya han puesto sus ojos, y su dinero, famosos como el futbolista David Beckham; y ahora, para completar la selecta oferta de Dubai, Donatella Versace ha decidido que el próximo establecimiento hotelero de su emporio, que ya cuenta en Australia con el Palazzo Versace, se levante en tan prometedor y próspero destino.

El hotel, que abrirá sus puertas en 2008, dispondrá de 215 suites y 204 villas decoradas con muebles y telas barrocas, mármoles italianos, mosaicos y un sinfín de exquisitos detalles. Pero lo más llamativo es que el establecimiento tendrá una playa privada regulada por un control de temperatura para obtener una media de 22 grados centígrados en un Estado donde los registros normales suelen llegar a los 50 grados.

Información: www.palazzoversace.com