Tívoli la ciudad de las villas

Tres villas impresionante e históricas en una ciudad poco conocida y cercana a Roma. Tívoli es un destino cada vez más demandado entre los turistas que retenden alejarse del bullicio romano y conocer algo más de historia. El Emperador Adriano, numerosos fuentes y una extensa naturaleza son alguno de los atractivos que nos esperan en Tívoli.

Álvaro Espinosa Malagón

En ocasiones visitar Roma se convierte en un caos debido a la gran cantidad de personas que la visitan diariamente. Nosotros te invitamos a conocer una ciudad que se encuentra a treinta minutos de la capital italiana que guarda mucha historia y como en la actualidad, fue un lugar de reposo alejado de la cittá eterna.

La ciudad de Tívoli alberga tres grandes villas que son símbolos de la arquitectura italiana. Villa Adriana y Villa de Este son parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad, mientras que Villa Gregoriana es un retiro espiritual que nos ofrecerá una forma especial de conocer la historia junto a la naturaleza.

El emperador Adriano presente

Como su propio nombre indica, Villa Adriana recibe el nombre del que fue gran emperador de Roma y cuyo origen es hispano, que la construyó como lugar de retiro. La villa cuenta con más de 30, edificios en una extensión de al menos un kilómetro cuadrado, muchos de ellos aun se encuentran bajo tierra. Entre sus edificios se encontraba la residencia privada del emperador, vivienda para los cortesanos, los pretorianos y los esclavos, edificios para espectáculos, instalaciones deportivas y de spa y amplias zonas para majestuosos banquetes, lo que la convertía en una pequeña ciudad.

El emperador quiso reproducir los lugares que durante sus numerosos viajes, especialmente a Grecia, le habían fascinado, por este motivo es fácil encontrar estatuas y cariátides que reproducen a personajes de la mitología griega. Su admiración por la cultura egipcia tampoco pasa desapercibido. Prueba de ello es la piscina que se conserva de manera espectacular y que recibió el nombre de Canopo, antigua ciudad de Egipto.

Sin duda uno de los lugares que debes visitar dentro de la Villa es el espléndido Teatro Marítimo, una especie de isla con una serie de columnas jónicas, rodeada de un canal.

Como curiosidad se puede decir que se llevo a cabo una planificación previa a la construcción y que debajo de la propia Villa se excavaron previamente una serie de túneles y galerías que permitían el movimiento del servicio y de los animales, sin tener que mezclarse así con el Emperador y sus invitados, que podían disfrutar libremente del complejo

Villa de los jardines

Villa del Este podría llamarse perfectamente "Villa de los jardines", y es que la villa es una pieza maestra de la arquitectura italiana especialmente de jardines. La construcción de esta Villa fue expreso deseo de Hipólito II de Este. Inspirándose en la villa del emperador y cogiendo gran parte de sus estatuas, se utilizaron técnicas romanas de ingeniería hidráulica para proporcionar agua a una serie de fuentes sin precedentes, creando un jardín de fantasía cuya mezcla de elementos arquitectónicos y juegos de agua tuvieron una enorme influencia en el diseño de paisajes europeo.

Quizás la fuente más importante y llamativa por su grandeza es la Fuente de Neptuno, realizada originalmente por Bernini y restaurada en el siglo XX. Debido a su belleza se convirtió en un modelo para numerosas fuentes. Completa la escenografía, por encima de laFuente de Neptuno, laFuente del Órgano. Esta obra debe su nombre al órgano de agua situado en su interior que todavía hoy ofrece a los visitantes una grata melodía.

Villa Gregoriana

Esta Villa es una combinación encantadora de ruinas naturaleza, con impresionantes vistas de la cascada. Fue creada durante el pontificado de Gregorio XVI, en 1834, tras el desvío del rio Aniene, que condujo al sistema actual de "gran cascada".

La presencia de restos y reliquias de diferentes épocas, elementos naturales excepcionales, cuevas y vistas panorámicas arqueológicos lo convierten en un parque de gran valor ambiental, histórico y patrimonio artístico. Un paisaje con un encanto único y virgen que hace del parque uno de los paseos más románticos del mundo.