Las tierras de Alcalá, densas en historia

No existen tierras con una historia más densa que estas. Por aquí pasaron, estudiaron, escribieron, nacieron, vivieron o murieron, una lista interminable de personajes que forjaron la historia. Los Cerros de Alcalá, sin duda, te atraparán.

Irene González
 | 
Foto: AndresGarciaM / ISTOCK

Éste es un viaje por tierras madrileñas, densas en historia, celebridades y monumentos, que recorre la campiña del Henares y los altos páramos de Santorcaz. Un viaje por los pueblos del Valle del Henares, con su epicentro en Alcalá de Henares, que cuenta con una larga tradición artística, literaria, cultural y humanista, que se prolonga hasta hoy y que se remonta a la clásica Complutum. Colegios, iglesias, monumentos y conventos con dulces sorprendentes y exquisitos son una constante entre antiguas calles de nombres evocadores y plazas recoletas. Y reconocida como Patrimonio de la Humanidad, no sólo es de admirar por sus lugares de interés artístico, sino por esa memoria literaria, cultivada y humanista que ha legado una fructífera historia.

Alcalá ha dado a conocer el pensamiento erasmista, ha difundido a través de la primitiva imprenta obras fundamentales del pensamiento y de la literatura, y sobre todo ha educado e instruido a generaciones de religiosos, políticos, médicos o literatos. Hoy, internacionalmente conocida por ser donde cada 23 de abril se concede el Premio Cervantes de Literatura, tiene además un futuro prometedor por ese impulso urbanístico y cultural. Los pueblos que la rodean poseen lugares y leyendas con un encanto propio, donde Camarma de Esteruelas, Meco, Los Santos de la Humosa, Santorcaz y Nuevo Baztán se podrían llevar la palma. Las tierras de Alcalá guardan el valioso espacio natural del Parque de los Cerros, un paisaje diferente de pequeñas mesetas calizas que están ceñidas por barrancos arcillosos.

En sus escarpes anidan halcones, chovas y grajillas que sobrevuelan libres el antiguo alcázar árabe cercano. Son parajes de tierra de labranza, de pan y vino, de buen aceite y de viñas y olivares. Son las tierras que transitaron Cervantes, Colón, Isabel la Católica, San Ignacio de Loyola, la princesa de Éboli, el Cardenal Cisneros o el rey francés Francisco I. Un camino denso entre historia, naturaleza, arte, tradiciones y buen comer, que te prendará.