Arquitectura inesperada: los templos más extraños (y bellos) de Tailandia

Tailandia es paz, es belleza y templos, muchos templos. Unos lugares sagrados que responden a diferentes religiones, épocas y estilos arquitectónicos repartidos por cada ciudad y rincón del país.

Redacción Viajar
 | 
Foto: R.M. Nunes / ISTOCK

Todos merecerían una visita, pero es imposible llegar a todos, por eso descubrimos algunos de los templos más curiosos y carismáticos de Tailandia… unos templos en los que la peculiaridad y la belleza están aseguradas. ¿Te vienes?

Wat Rong Khun

El Wat Rong Kung, en Chiang Rai, se sale de la tipología clásica que estamos acostumbrados a ver en los templos del resto de Tailandia. El color blanco representa la pureza de Buda. Para entrar en la sala principal hay que cruzar un puente decorado con hieráticas figuras que son una metáfora del sufrimiento necesario por el que hay que usar antes de alcanzar el cielo. Se empezó a construir en 1997 y se prevé que los trabajos se sigan desarrollando durante varias décadas más.

Templo Wat Rong Khun, Tailandia | urf / ISTOCK

Wat Muang

Aunque son numerosos los templos que podemos encontrar en Aong Thon, el más buscado es el Wat Muang. La gigantesca estatua de Buda, con 92 metros de altura, es visible desde mucho antes de llegar al templo. Un pequeño pedestal permite a los visitantes tocar la punta de los dedos de la estatua para obtener una escala clara de su tamaño.
 


Templo Wat Muang, Tailandia | justhavealook / ISTOCK
Detalle del dedo de Buda en el Templo Wat Muang, Tailandia | justhavealook / ISTOCK

Wat Tang Sai

El templo Tang Sai, situado en la cima de una pequeña colina llamada Chong Chai, en la provincia de Prachuap Khiri Khan, fue construido para conmemorar el 50º aniversario del reinado del monarca Bhumibol. Sus nueve pagodas simbolizan a Rama IX, nombre con el que reinó. El templo se ilumina durante las principales celebraciones tailandesas, pudiéndose ver desde la playa que hay a sus pies mientras se disfruta de una cena en la que no faltarán los pescados locales.
 


Templo Wat Tang Sai, Tailandia | thawornnurak / ISTOCK

Wat Pa Phu Kon

Pa Phu Kon es el templo más espectacular de la región de Isan, en el noreste de Tailandia. Esta ubicado en mitad de un frondoso bosque de montaña. Su construcción, entre los años 2010 y 2013, fue motivada por el empeño de un monje budista por proteger el entorno natural tras un desastre ecológico ocurrido en unos bosques cercanos en el año 1984. Es un popular centro de peregrinación y en las instalaciones del templo disponen de habitaciones para los peregrinos. En el interior podemos ver un enorme Buda reclinado hecho con mármol de Carrara.
 


Templo Wat Pa Phu Kon, Tailandia | Tuayai / ISTOCK

Wat Non Kum

El Wat Non Kum, ubicado junto a un lago, es uno de los templos más destacados de Nakhon Ratchasima. También conocida como Korat, Nakhon Ratchasima es una de las grandes ciudades de la meseta de Isan, en el noroeste de Tailandia. El paisaje de esta provincia está marcado por los campos de cultivo de arroz y algunos restos que muestran su pasado jemer. La imagen del templo reflejada en el lago es una de las más buscadas por los visitantes, especialmente los días en que el cielo se tiñe de tonos rosados durante el atardecer.
 


Templo Wat Non Kum, Tailandia | powerbeephoto / ISTOCK

Wat Roi Phra Phutthabat Phu Manorom

En el recinto de este templo situado en Mukdahan, podemos encontrar una gigantesca figura de Buda, de sesenta metros de altura (84 incluyendo el pedestal), una huella de Buda y la que sin duda es la estructura más curiosa, una gran estatua azul que representa a Naga y que parece deslizarse por la roca hacia el río Mekong.

Templo Wat Roi Phra Phutthabat Phu Manorom, Tailandia | Tuayai / ISTOCK

Wat Tham

El Wat Suwannakhuha o Wat Tham (como es conocido localmente) es uno de los templos más venerados de la provincia de Phang Nga debido a su importancia arqueológica e histórica. Situado en una montaña de roca caliza repleta de cuevas naturales, este templo posee varias imágenes de Buda, entre ellas una hermosa estatua dorada de un Buda Reclinado de quince metros de longitud. La luz tenue y suave que se filtra desde la entrada de la cueva confiere al lugar una atmósfera especial.

Templo Wat Tham, Tailandia | Petchjira / ISTOCK

La cueva en sí misma también es interesante y posee varias formaciones de estalactitas y estalagmitas. En el entorno del templo habita una gran comunidad de macacos acostumbrados a la presencia humana, siempre atentos a los restos de comida que dejan los visitantes del templo.

Y MÁS:

10 joyas secretas de Tailandia

La otra Tailandia: lugares fascinantes para no encontrarte con otros turistas

Al sur de Tailandia: la cara más salvaje del país de la sonrisa