Tapas y unos buenos espetos de sardinas

Una de las buenas costumbres de Andalucía es salir de tapas. Lo complicado es elegir entre la variedad de bares y la extensa lista de productos típicos. En cada bar recomendarán al viajero los mejores platos, que habrán de ir acompañados, condición sine qua non, de una buena y fresca cerveza, y particularmente en Marbella, por aquello del glamour, en muchos casos se servirán vermús y martinis. El protagonismo será en cualquier caso de la tapa. Muy recomendable la porra antequerana y los boquerones en vinagre, así como cualquier variedad de pescado frito (chopitos, boquerones, calamares, pijotas, entre otros) y marisco, esta vez regados por un buen Barbadillo enfriado en su punto. Algunos restaurantes que abren al paseo marítimo y muchos chiringuitos sirven espetos de sardinas y paella, que incomprensiblemente sigue siendo un auténtico imán para los extranjeros. Los postres más típicos son los borrachuelos, las tortas de aceite, las torrijas y los roscos de vino.