Taormina y Castelmola, las dos nuevas “niñas bonitas” italianas

Apresúrate a conocerlas antes de que se llenen de turistas

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: DaLiu / ISTOCK

Con el aliento a un suspiro del famoso volcán siciliano Etna, las poblaciones de Taormina y Castelmola disipan todos nuestros miedos a las fraguas de Hefesto y nos atraen irremediablemente a este rincón de Italia situado frente a las aguas del mar Jónico.

RomanBabakin / ISTOCK

Superpuestas una encima de la otra, estas dos localidades de la provincia de Mesina acrecientan día a día su atractivo y son cada vez más conocidas. En la actualidad Sicilia vive un auge turístico notable dentro del conjunto del país transalpino y Taormina y Castelmola son dos de sus referentes.

Las dos nuevas “niñas bonitas” italianas nos dicen ¡saluti!

Taormina y su segunda época dorada

Taormina es una de las postales más bellas de toda Sicilia y, como tal, así ha sido admirada desde hace mucho tiempo.

La que fuera una de las ciudades predilectas de intelectuales, escritores, pintores, actores… de fama mundial, que hicieron de ella su lugar de reposo particular en el pasado, está viviendo hoy en día una nueva época de esplendor al volver a exprimir al máximo sus encantos.

abile / ISTOCK

Las erupciones del gran volcán siciliano, con dos eventos en 2018, dos en 2020 y otros dos en 2021, han servido de acicate para estimular las visitas a Taormina, por lo que todo recorrido por la isla no pierde la ocasión de alcanzar este punto de la franja oriental situado al norte de Catania.

VvoeVale / ISTOCK

Alabada de manera recurrente por sus espléndidas vistas - está considerada el balcón hacia el Etna -, presenta además un rico patrimonio.

El teatro greco-romano es, sin lugar a dudas, su mayor exponente. Lo es por su belleza, por su magnitud y por el buen estado de conservación del que presume. Pero lo es especialmente por las hermosas vistas que regala tras de sí desde su posición elevada sobre el mar y por la omnipresencia del Etna justo al fondo.

Blueplace / ISTOCK

La bahía de Naxos, a los pies del acantilado que forma el monte Tauro, vista a través de las vetustas piedras de esta antigua construcción, se torna un espectáculo, al igual que ocurre cuando subimos hasta lo alto de la elevación, donde se sitúa el Castelo Saraceno, la fortaleza de origen árabe que se eleva sobre la ciudad.

La parte vieja, con la preciosa plaza IX Aprile - la más importante de la población -, se completa con un buen número de iglesias, el duomo o las puertas de Messina y Catania.

denisav / ISTOCK

Descendiendo desde el centro de la ciudad, siguiendo la costa en dirección hacia el puerto, aparece tanto la playa como el promontorio rocoso de Isola Bella, con su reserva natural, y nos recuerda que Taormina no es solo un lugar donde perderse entre sus calles, sino que disfruta de un entorno privilegiado.

Starcevic / ISTOCK

La hermana pequeña de Taormina: Castelmola

Justo encima de Taormina, en otra elevación rocosa similar a la que alberga el Castelo Saraceno, se encuentra la población de Castelmola.

Una localidad bastante más pequeña y con mucho menor afluencia de turistas que, sin embargo, entra ya en todos los circuitos por esta zona de Sicilia y es casi imprescindible en la actualidad la visita conjunta a ambas.

GiorgioMorara / ISTOCK

La pequeña superficie sobre la que se asienta Castelmola hace que el nutrido espacio urbano se apelmace, lo que confiere al lugar su gran atractivo y vistosidad por su apariencia de lugar inexpugnable.

Los más de quinientos metros sobre el nivel del mar en los que se sitúa, a tan poca distancia del mismo, nos dan una idea de las impresionantes vistas que podemos disfrutar desde los miradores de Castelmola.

MariusLtu / ISTOCK

Considerado uno de los pueblos más bellos de Italia, su original naturaleza defensiva le ha servido con el tiempo para convertirse en una atalaya excepcional sobre Taormina. La plaza de San Antonio, con su geométrico diseño en sus baldosas, se trata en realidad de un mirador que deja sin palabras.

Orietta Gaspari / ISTOCK

Un poco más arriba, las ruinas del castillo que ha dado el nombre a la población nos regala también una panorámica perfecta y nos permite planificar nuestro descenso callejeando con el fin descubrir los pequeños detalles de este pueblo siciliano que enamora a primera vista a todo aquel que lo conoce por primera vez, gracias a la armonía de su conjunto arquitectónico.