Tallin, una ciudad para todos los bolsillos

La capital de Estonia se ha convertido en uno de los destinos preferidos por los turistas gracias a su flexibilidad económica. Suscalles medievales, que nos conducirán a lugares que no nos dejaran de sorprender, se han convertido en un importante reclamo turístico de esta ciudad de "cuento de hadas".

Álvaro Espinosa Malagón

Ciudad desconocida por muchos europeos, Tallinreúne todo lo necesario para pasar unas vacaciones inolvidables. La capital de Estonia cuenta con abanico de posibilidades para realizar un viaje de lo más económico sin renunciar a nada.

La tarjeta Tallin Card, con un coste de 24€, ofrece posibilidad de acceder a las mejores atracciones de la ciudad como por ejemplo el Museo de las Marionetas así como a muchos otros descuentos y visitas además de la posibilidad de utilizar el transporte publico.

Numerosos bed breakfast y hoteles low-cost, suponen una buena opción a la hora de buscar un lugar donde dormir. Además, evitando los lugares turísticos, podremos encontrar restaurantes en los que comer o cenar a un precio muy económico. Entre los manjares gastronómicos, el "päevapakkumine" o "päeva" es un plato combinado muy típico y asequible (unos 3 euros).

Siguiendo con la gastronomía, los pubs ofrecen gran variedad de platos a precios más que asequibles y en un ambiente divertido y relajado para aquellos que quieran sumergirse de lleno en el estilo de vida de la ciudad. Así, Manna La Roosa o Hell Hunt son dos de los más famosos pubs en el centro medieval de la ciudad.

Respecto al transporte, además de la Tallin Card, la bicicleta es una buena opción para desplazarse por la ciudad gracias a su pequeño tamaño y a la ausencia de cuestas. Aunque los más puristas, preferirán desplazarse caminando, para así disfrutar de las calles de la ciudad.