Tailandia en clave divertida: cinco planes en Chiang Mai

La capital cultural del norte del país es un imán para los buscadores de aventuras

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: SeanPavonePhoto / ISTOCK

Acurrucada a los pies de las montañas del norte, Chiang Mai es uno de los destinos favoritos de Tailandia por las múltiples posibilidades que brinda, tanto al aire libre como puertas adentro. Porque un viaje a esta ciudad universitaria relajada y creativa, apasionada y auténtica, supone una incursión de lo más completa al país de la sonrisa. 

SeanPavonePhoto / ISTOCK

Un lugar que rebosa de templos que datan del reino de Lanna, pero que también presume de los más animados mercadillos, de una gastronomía que bebe de las influencias nipona y birmana y de una concentración de intelectuales y artistas que la convierten en la capital cultural. Por si fuera poco sus alrededores dibujan una pintoresca campiña tapizada de bosque natural en la que se esconden dos de los picos más altos de la región: Doi Inthanon y Doi Chiang Dao.  

sompop srinophan / ISTOCK

Con semejante panorama, Chiang Mai ofrece todo una abanico de actividades. Proponemos cinco planes perfectos para exprimirla al máximo:

Vivir con los elefantes

LAMBERTO JESUS / ISTOCK

Es un acierto seguro, sobre todo para los pequeños, que no sólo aprenderán como verdaderos mahouts todos los secretos de montar, bañar y alimentar a los paquidermos, sino también los valores de conservación de estos mansos gigantes. Existen para ello varias reservas de elefantes: Patara, que lucha contra la domesticación en un didáctico e íntimo encuentro con estos mamíferos; Elephant Nature Park  donde, lejos de espectáculos, muestra a elefantes heridos que han sido rescatados para su recuperación y Baan Chang Elephant Park, una granja ecoturista con circuitos que enseñan a guiarlos, montarlos y asearlos.

Eloi_Omella / ISTOCK

Apuntarse a un curso de cocina

AndrewFurlongPhotography / ISTOCK

En una ciudad donde comer es, mucho más que un placer, un modo de vida, no puede faltar esta gratificante actividad altamente agradecida. Y es que, en contra de supuestas creencias, la cocina tailandesa es muy sencilla de preparar, con lo que en una sola clase, aseguran los expertos, se puede llegar a dominar el arte del mortero. En Chiang Mai hay decenas de escuelas de cocina, que tienen lugar en casas antiguas de la ciudad o en granjas de las afueras. Recomendamos Thai Cookery School, una de las pioneras, emplazada en un entorno rústico e impartida por un mediático chef de la televisión tailandesa. 

enviromantic / ISTOCK

Volar sobre el bosque

Para adictos a la aventura existe en Chiang Mai todo un catálogo de empresas que ofrecen circuitos en la selva del norte del país con tirolinas y pasarelas. Es una divertida manera de desplazarse de árbol en árbol como si fueras un gibón o mono de la selva, con una privilegiada perspectiva sobre la frondosa vegetación.

phoonperm / ISTOCK

Flight of the Gibbon es una de ellas, la que tiene la tirolina más larga del lugar, con más de 800 metros.


Visitar el Doi Suthep

PhotoTalk / ISTOCK

Es el templo más sagrado de Chiang Mai y con unas vistas espectaculares de la ciudad desde sus más de mil metros de altitud sobre el nivel del mar. Se asienta sobre un monte que se eleva desde las húmedas llanuras hasta alcanzar las nubes y, para subir (se recomienda hacerlo a primera hora de la mañana para adelantarse a los grupos y al calor)  se puede tomar un teleférico o hacer en trayecto en una moto alquilada. Tras disfrutar de la arquitectura de este importante centro de peregrinación, se puede continuar montaña arriba y perderse por las múltiples rutas de las montañas boscosas. 

taikrixel / ISTOCK

Curiosea en el mercado nocturno 

pidjoe / ISTOCK

Estamos en el centro artesanal del país, con lo que su oferta de productos será muy tentadora. El mercado nocturno de los fines de semana convierte la calle principal de la ciudad antigua en una bulliciosa sucesión de puestos con todo tipo de productos. A ello se suma un ambiente fantástico, bailes tradicionales, trucos de magia y música en directo en cada esquina. Aquí converge la cultura local con el comercio en una evocación magistral de la tradición itinerante de antaño.

jokuephotography / ISTOCK