Tabas, El Discóbolo, trampantojos… visita los lugares más peculiares de Valladolid

Aprovecha la celebración de la SEMINCI para descubrirlos

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: villorejo / ALAMY

Nos encontramos en plena celebración de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, uno de los eventos más importantes de la ciudad castellana de entre los que acontecen a lo largo del año en su seno. La edición número 64 de este certamen dedicado al cine de autor – es uno de los festivales más longevos y asentados del panorama internacional -, con Georgia como país invitado, viste la ciudad de gala para ver pasar a numerosas celebridades del mundo del celuloide mientras ensalza la importancia del cine independiente.

SEMINCI

Una cita en la que el especial ambiente de la SEMINCI se palpa en cada rincón de la población, con calles adornadas para la ocasión y una gran alfombra que recorre la principal vía peatonal del centro de la ciudad, la calle de Santiago. Una ocasión perfecta para acercarnos hasta la histórica Valladolid y conocer algunos lugares muchas veces desconocidos por los visitantes, que no salen de su asombro cuando los descubren por primera vez. Lugares peculiares que ni imaginas.

La Casa del Sol, la desconocida joya de uno de los mejores museos de Europa

Situada en la antigua iglesia de San Benito el Viejo, anexa al Palacio del Conde de Gondomar, una sala de exposiciones conocida como «Casa del Sol», perteneciente a uno de los edificios del Museo Nacional de Escultura, alberga el Museo Nacional de Reproducciones Artísticas, una colección de casi 300 piezas con las mejores copias de algunas de las obras clásicas más sobresalientes y conocidas del arte escultórico, como la Máscara de Agamenón, El Discóbolo, Laocoonte, la Venus de Médicis… 

Teo Moreno Moreno / ALAMY

Una exposición exquisita, tanto por la importancia de las obras como por la belleza del ambiente generado, que suele verse eclipsada por la majestuosidad del resto del Museo Nacional de Escultura – el más importante de España en su campo y uno de los mejores de Europa tanto por su calidad como por su integración en el interior de edificios históricos tan maravillosos como el Colegio de San Gregorio -. 

El Patio de las Tabas, uno de los rincones más curiosos de Valladolid

Ubicado en el interior de un centro comercial al que se accede indistintamente desde las calles de Santiago y María de Molina, nos aguarda un olvidado patio gótico – antiguo claustro del Convento de las Comendadoras de Santa Cruz – que ha sido recientemente puesto en valor a través de un proyecto de restauración. 

villorejo / ALAMY

Lo que parecería a simple vista la estructura de un pedazo de patrimonio «anquilosado» entre otras construcciones más modernas, pronto nos conduce a la sorpresa; a medida que avanzamos alrededor del claustro y miramos al suelo, observamos que las piedras que aparentemente forman el pavimento formando dibujos geométricos son en realidad huesos en su mayoría, más concretamente tabas, una parte del astrágalo. Usados en la arquitectura popular castellana, empleando normalmente las tabas de animales, especialmente las del cordero, tienen en este patio uno de los ejemplos más impresionantes y bellos de cuantos se conservan en nuestro territorio.

Iglesia de San Miguel y San Julián: trampantojos y una sala excepcional

Muy cerca del Palacio de Fabio Nelli – uno de los edificios renacentistas más bellos de la ciudad – y de la preciosa y singular Plaza del Viejo Coso, encontramos la Iglesia de San Miguel y San Julián, un templo construido a finales del siglo XVI, cuya sobriedad exterior oculta una enorme riqueza interior que incluso la propia población de la ciudad desconoce.

infovalladolid.es

A lo largo y ancho de la iglesia podremos ir contemplando un gran número de obras de primer orden procedentes de artistas tan importantes como Gregorio Fernández, hasta llegar al final hasta la sacristía, cubierta de importantes cuadros de época barroca y cuyo fondo presenta un curioso trampantojo que imita a un gran retablo; una obra peculiar y sorprendente que se ve acompañada en sus flancos por otras dos obras no menos asombrosas, un par de pinturas del siglo XVI que son dos anamorfismos – pinturas deformadas que sólo recuperan su forma proporcionada observándolas desde un agujero en uno de sus laterales -. 

Photographer: Jesus Gonzalez

Junto a ellos, una puerta da acceso a una capilla que es un verdadero tesoro. Una pequeña sala revestida con los azulejos originales de su construcción y completamente forrada por impresionantes relicarios, formando una colección sensacional difícilmente imaginable hasta no estar rodeado de ella. 

Museo Oriental, una rareza en Valladolid fruto de la historia

Pudiera parecer extraño pensar en un museo oriental en pleno corazón de Castilla, pero lo cierto es que Valladolid acoge la mejor colección de toda España de arte oriental y una de las más completas de toda Europa. 18 magníficas salas dedicadas a Japón, China y Filipinas – la colección más importante de este país en Europa – bajo los techos del enorme Convento de los Agustinos Filipinos, junto al Campo Grande, el céntrico pulmón de la ciudad.

Museo Oriental de Valladolid

Fruto de la actividad misionera en estos países desde el siglo XVI de los Agustinos Filipinos, que tenían su sede en Valladolid, se fue formando una nutrida colección de más de 10000 piezas de todo tipo, entre las que podremos encontrar desde objetos realmente curiosos hasta obras artísticas de un valor incalculable.

Museo Oriental