No es un sueño, es la isla de Folégandros

Descúbrela antes de que despiertes…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: mbbirdy / ISTOCK

En mitad del mar Egeo, el archipiélago de las Cícladas es uno de esos destinos soñados que nos evocan toda la esencia histórica de las islas griegas.

Más de doscientas islas que emergen del azul del mar refulgiendo bajo la luz del sol de estas latitudes, con joyas tan conocidas como Mykonos, Delos o Santorini.

mbbirdy / ISTOCK

Y entre todas ellas, Folégandros, una de las que ha pasado más desapercibida a lo largo de los años a los ojos de los viajeros, que se descubre actualmente como un lugar de ensueño que se ha mantenido en su estado genuino, mostrándonos la idiosincrasia de las islas griegas en todo su esplendor.

Socha / ISTOCK

Un destino de postal poco conocido…

Hasta hace unos cuantos años, Folégandros permanecía oculto para gran parte de los turistas que transitaban por las islas griegas.

Sus 32 kilómetros cuadrados no parecían llamar la atención frente a otros puntos de estas aguas que acaparaban todas las miradas y la fama.

Davide D Amico / ISTOCK

Su pequeño tamaño y su reducida población, menor a los 1000 habitantes, responde perfectamente a la idea popular que destaca que las grandes esencias se encierran en frascos pequeños.

Accesible únicamente a través de ferry, en la isla se diferencian tradicionalmente tres partes: el puerto de Karavostassis, el núcleo principal de población o Chora, y Ano Meria, otro conjunto habitado en el extremo contrario al puerto.

Ludovic Debono / ISTOCK

Mientras, al margen de los espacios poblados, los 40 kilómetros de costa que forman su entorno ocultan un buen número de playas y calas, muchas de ellas de difícil acceso, lo que las convierte en auténticos remansos de paz y tranquilidad, alejadas de todo bullicio, donde poder disfrutar a nuestro antojo de los placeres del Egeo.

Debido a esta peculiaridad, es una buena idea aproximarse a su litoral en barco, habiéndose convertido en una actividad popular de entre las que se ofertan en la isla.

piccaya / ISTOCK

Las playas de Livadaki – una de las más bellas -, la de Agali – la más concurrida -, la de Livadi, Fira, Katergo… son ineludibles en toda visita a la isla, si bien será necesario contratar algún medio de transporte con el que poder acercarse desde el puerto a alguno de estos puntos, complementando las incursiones con la marcha a pie para poder alcanzar estos espacios en los que sentirse, con un poco de suerte – exceptuando la temporada alta – en total soledad.

Chora o el sueño griego

La capital de la isla es un lugar sensacional. Calles estrechas con peculiares dibujos de piedras, que parecieran un gran puzle, casas blancas y puertas y ventanas de color añil, vegetación mediterránea, buganvillas, plazuelas, balconadas de madera… La quinta esencia de la estampa griega más tradicional.

FilipMakowski / ISTOCK

Un pueblo habitado desde tiempos inmemoriales con una trama que conserva todo el sabor de tiempos remotos.

Desde Kastro, la parte más antigua y genuina, antiguo bastión de defensa de la isla, comienza una subida hasta una elevación que sobresale en las alturas por encima de todo el territorio emergido de Folégandros hasta los 200 metros sobre el nivel del mar.

FilippoBacci / ISTOCK

Un camino en zigzag acaba en la Iglesia de Panagia, icono de la isla y desde donde se pueden contemplar unas espectaculares vistas del mar, las islas de los alrededores y el resto de Folégandros.

El punto culminante para la visita a Chora, desde el que si hacemos coincidir nuestra ascensión con el atardecer, perderemos la noción de la realidad y creeremos estar soñando despiertos.

piccaya / ISTOCK