Sueña a lo grande: cinco viajes míticos para hacer una vez en la vida

Rutas inolvidables que emulan las aventuras de los grandes exploradores

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: bluejayphoto / ISTOCK

El descenso del Amazonas

La Amazonía sirvió de escenario (y odisea) a la aventura de Francisco de Orellana, quien en  1542, al frente de unos sesenta hombres, llevó a cabo la primera exploración de la red fluvial más impresionante del mundo. Hoy el río que le da nombre, que nace en los brazos de los Andes y desemboca en el Atlántico, no sólo es el más voluminoso del planeta (su caudal es mayor que la suma de los diez mayores ríos) sino también el pulmón de la Tierra, la región donde reside la más rica biodiversidad. Por ello fue designado en el año 2011 como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

FG Trade / ISTOCK

La selva tropical de la cuenca del Amazonas comprende una vasta extensión (alrededor de siete millones de kilómetros cuadrados) de la parte central y septentrional de América del Sur, abarcando hasta ocho países, aunque la mayoría de su territorio pertenece a Brasil y Perú. Para cumplir este sueño existen travesías que cubren algunos tramos del río a bordo de diferentes embarcaciones. Las salidas suelen ser desde Manaos (interior de Brasil) o desde Iquitos (Interior de Perú). También hay cruceros de lujo que cubren la ruta fluvial Iquitos- Manaos y permite conocer maravillas como la Reserva Pacaya Samiria.

La reserva nacional Pacaya Samiria forma parte de laAmazonía peruana. | ISTOCK

La conquista del Oeste americano

¿Quién no ha soñado con descubrir estos territorios legendarios tan magistralmente retratados por el género cinematográfico del western? O al menos con visitar el que fuera el hito de esta gran aventura: el descubrimiento del Gran Cañón del Colorado, la joya de la naturaleza que es una de las Siete Maravillas del Mundo. Una cicatriz en la tierra con más de 1.600 metros de profundidad y una anchura media de 16 kilómetros, por la que fluye, como una serpiente, el Río Colorado a lo largo de 445 kilómetros.

El Gran Cañón del Colorado está situado dentro del Parque Nacional del Gran Cañón, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1979 por la UNESCO. Se encuentra en Arizona, Estados Unidos.  | erikharrison / ISTOCK

El viaje al Parque Nacional del Gran Cañón, emplazado en Arizona, puede realizarse tanto en vehículo privado como en tour organizado, con acceso desde el Borde Norte o desde el Borde Sur, los cuales distan entre sí más de 320 kilómetros por carretera. También puede sobrevalorarse en avioneta o helicóptero. Y de día, con panorámicas abrumadoras, o de noche, cuando el cielo regala la visión de las constelaciones infinitas.

Surcar los Mares del Sur

Ningún lugar guarda mejor la huella de James Cook que el archipiélago que lleva su propio nombre: las Islas Cook, el paraíso más remoto de la Polinesia, localizado en el Océano Pacífico Sur, entre Hawái y Nueva Zelanda. También en estos parajes situó Robert Louis Stevenson su paraíso escondido y depositaron sus sueños (literarios y pictóricos) Herman Melville y  Paul Gauguin.  

D.R

Llegar a los Mares del Sur supone volar no menos de 24 horas desde España. Si es a las Cook, tendrá que hacerse vía Auckland, Los Ángeles o Sydney. Aquí, en los seis atolones del norte prácticamente inexplorados, hay que buscar el tesoro en Suwarrow. Y en los del sur hay que entregarse al disfrute de Rarotonga, Aitutaki y Atiu que son la viva imagen del paraíso con plantaciones de plátanos y cocoteros, aguas cálidas y poco profundas y un fascinante universo submarino.

KIRKLANDPHOTOS

Las fuentes del Nilo

El lago Victoria, que se extiende por un área de casi 70.000 km2 en la zona centro-oriental de África (está rodeado por Uganda, Tanzania y Kenia) es el segundo lago de agua dulce más grande de la Tierra. También es una de las principales fuentes del Nilo, el río más mítico del continente negro que inicia su curso cerca de la ciudad ugandesa de Jinja. Una urbe colonial que vende con orgullo su cercanía al que fue el secreto más buscado por los exploradores del siglo XIX.

Givaga / ISTOCK

Hoy quienes quieran descubrir este lugar han de volar a Entebbe, a orillas del lago Victoria. Y ya puestos, además de hacer una visita a las Fuentes del Nilo, se puede organizar una excursión al encuentro con los gorilas de montaña.

Las cataratas Victoria

Indisociable a este paisaje, uno de los mayores espectáculos naturales del África austral, estará para siempre el nombre de Livingstone. La huella del médico, explorador y misionero británico puede apreciarse no sólo en el nombre de una ciudad, un museo y un aeropuerto, sino también en una estatua que precede la entrada al recinto. Las cataratas Victoria, declaradas Patrimonio de la Humanidad, constituyen el salto de agua del río Zambeze situado en la frontera de Zambia y Zimbabue.

Pawel Gaul / ISTOCK

La impactante cascada, con más de sesenta millones de litros de agua que vierte cada minuto desde una altura de 107 metros, forma parte de dos parques nacionales: el Parque de Mosi-oa-Tunya, en Zambia, y el Parque de las Cataratas Victoria, en Zimbabue. Más allá de la mera contemplación del atronador desplome, que de por sí ya justifica el viaje, también se pueden sobrevolar el lugar en helicóptero, avioneta y ultraligero. Y otra forma de apreciar su violencia es a través de un adrenalínico rafting que permite enfrentarse a 19 rápidos del río. Más tranquilos son los cruceros al atardecer o los safaris por el Parque Nacional de las Cataratas, en coche, a lomos de elefante o junto a leones que han nacido en cautividad.

wildacad / ISTOCK