Sudáfrica desde el agua

La temporada de surf ha comenzado en Sudáfrica, pero también la de avistamiento de tiburones.

Viajar
 | 
Foto: Sudafrica

Sudáfrica es sinónimo de aventura. Aquí, los amantes de los deportes de riesgo y de la naturaleza tienen un rincón en el mundo, sobre todo con la llegada del otoño meridional. Y es que es entonces cuando se pueden disfrutar de algunas de las actividades más esperadas y apasionadas.

En este sentido, Jeffrey’s Bay, ubicado en el Cabo Oriental, es el lugar donde los surfistas querrán estar: las olas llegan a alcanzar los 800 metros de altura. Aunque es cierto que es durante los meses de junio a agosto cuando se pueden ver las olas más impresionantes y bellas, desde el mes de abril, el mar ofrece grandes olas a las costas de esta pequeña comunidad pesquera.

SATourism

También tiene el agua como protagonista la provincia de Western Cape donde el buceo en jaula con tiburones es la actividad estrella. Poco a poco se ha convertido en una de la más populares y a través de ella los más valientes llenan el cuerpo de adrenalina. Las inmersiones se realizan de abril a octubre y en ellas se puede ver al gran tiburón blanco, así como otras especies acuáticas, en su hábitat natural. Quien no quiera permanecer bajo el agua, también existe la posibilidad de permanecer dentro de la jaula pero en la superficie o, simplemente, verlos desde el barco. Algunos de los sitios desde los que parten los barcos son Hout Bay, Gansbaai y Dyer Island.

Fuera del océano pero aún dentro del agua, la provincia Free State ofrece ser descubierta a bordo de una balsa a lo largo del río Ash. Imponentes acantilados de arenisca, grandes llanuras, cuevas con arte rupestre, antiguas minas de oro... es lo que ofrece esta provincia sudafricana, donde además el Parque Nacional Golden Gate Highlands se encuentra en la zona norte.

Cabo Norte por su parte se puede disfrutar sin necesidad de poner un pie en el agua. Y es que aquí se encuentra la carretera Karoo , una ruta que conduce a través de las montañas Roggeveld al Parque Nacional Tankwa Karoo y que llega a Calvinia, un pequeño pueblo al pie de las montañas Hantam. Aquí, las estrellas hacen creer que estamos en medio del océano, rodeados de agua.