Street art rural: los pueblos más artísticos de Burgos

Pasear por sus calles es hacerlo por una impactante galería de arte al aire libre, con murales y grafitis como protagonistas. Te decimos cómo llegar a estos tres pueblos de Burgos

Redacción Viajar
 | 
Foto: Pícara Fotografía

Pinceles, brochas y aerosoles en mano, artistas callejeros locales y foráneos llevan años llenando de arte y color las calles de Villangómez, Belorado y Tubilla del Lago, tres pueblos de la provincia de Burgos que han reconceptualizado el street art, llevándolo al entorno rural y fusionándose con él en una experiencia artístico-viajera muy inspiracional e instagrameable.

Sus calles se han llenado de propuestas creativas que rescatan antiguas profesiones, recuperan los paisajes de la zona e incluso retratan vecinos y costumbres locales, en escenas, frases y versos que abren una ventana novedosa al mundo rural. Son ilustraciones a gran escala, inmensas obras de arte al aire libre para disfrutar al ritmo de los propios pasos, lejos de masas y gentíos. Te decimos cómo encontrar esta genialidad.

Villangómez, Burgos | Pícara Fotografía

Villangómez: el pueblo con más arte urbano y un festival ad hoc

Cada verano, el pueblo de Villangómez vive una auténtica revolución. Durante unos días, en esta pequeña localidad de unos 100 vecinos, próxima a Lerma y a 21 kilómetros de la capital, se dan cita artistas y visitantes que acuden a dibujar o a contemplar cómo las fachadas se llenan de arte gracias a Pollogómez.

Este proyecto, que lleva más de una década en marcha, busca revitalizar el entorno rural con arte y cultura y para ello organizan un festival con música, espectáculos, talleres... y degustaciones donde el plato fuerte es el arte que, edición tras edición, se va generando.

Villangómez, Burgos | Pícara Fotografía

El Festival Pollogómez Folk dura unos cuantos días, pero las creaciones permanecen y el resultado es una ruta de murales y escritores donde las palabras y los versos de distintos literatos cobran vida e inspiran ilustraciones.

Villangómez, Burgos | Pícara Fotografía

Así, en una fachada, aparece una maceta con varios girasoles que recuerdan un cuadro de Van Gogh. Junto al dibujo, la frase “Yo no quiero que nuestros hijos tengan que morir o matar por lo que piensan” del libro “Los Girasoles Ciegos” de Alberto Méndez. Con esta obra, el artista Raúl Estal invita a reflexionar sobre “la importancia del respeto, del libre pensamiento y de la opinión”.

Villangómez, Burgos | Pícara Fotografía

A pocos pasos, un mural de Susana Velasco representa “el insomnio de don Quijote”. En él, el personaje más famoso de las letras españolas aparece leyendo una novela de caballería, mientras se bate en duelo con los fantasmas de la noche.

Otro artista, Alvar Llorente, dibujó una rosa de colores vivos con un libro abierto en lo alto. El dibujo aparece acompañado por la frase “El libro es valor, es fuerza, es alimento. Antorcha del pensamiento”, del poeta nicaragüense Rubén Dario a quién está dedicada la intervención.

Villangómez, Burgos | Pícara Fotografía

En total, y hasta la fecha, en Villangómez hay una treintena de murales, vinculados a escritores contemporáneos, algunos famosos y otros desconocidos. Para profundizar en cada obra, se han instalado unos códigos QR que conducen al espectador -móvil en mano- a un universo de realidad aumentada.

Villangómez, Burgos | Pícara Fotografía

Está previsto que el Festival Pollogómez Folk se celebre este año del 23 al 28 de agosto (siempre sujeto a los cambios que puedan imponer la evolución de la pandemia). En su marco se desarrollará el tradicional encuentro de muralismo, además de actividades culturales y un concierto de música, con aforo limitado.

El Paseo del arte de Belorado, en pleno Camino de Santiago

A 45 kilómetros de Burgos, en la falda de la Sierra de la Demanda, alcanzando los límites con la Rioja, entre paisajes verdes muy valorados por los amantes de la naturaleza, se alcanza Belorado. Parada fundamental del Camino de Santiago en la provincia de Burgos, con preciosa Plaza Mayor con soportales, ahora también un must para los amantes del street art y los rincones bonitos a los ojos de Instagram: su “Paseo del Arte”, con dieciséis murales, algunos de los cuales nos llevan a viajar en el tiempo y bucear en tradiciones antiquísimas.

Belorado, Burgos | D.R.

Desde la Edad Media, las mujeres de Belorado juegan al bolo beliforano, un deporte que practican exclusivamente ellas. Las participantes se dividen en dos equipos y tratan de tirar diez bolos con una pelota. Ganan quienes más piezas consigan derribar.

A este deporte tan característico está dedicado un gran mural que ocupa varias fachadas de la plaza de San Nicolás. Esta intervención, hecha por Regue y Nespoon, rinde homenaje a las beliforanas y reivindica el uso del espacio público por parte de las mujeres.

Belorado, Burgos | D.R.

Siguiendo la calle Mayor de Belorado aparece una intervención presidida por Alfonso I El Batallador, rey de Aragón y Pamplona durante el primer tercio del siglo XII. Fue quien otorgó a Belorado el fuero y a él está dedicada la feria Alfonsina que cada año se celebra la localidad.

Enfrente, en la casa blasonada de los Salas, una mujer y un hombre trabajan con dedicación el calzado. Esta pintura de Regue Fernández Mateos recuerda a los zapateros que desempeñaron su profesión durante más de cien años en este mismo lugar.

Son tan solo tres ejemplos porque, en Belorado, el arte se distribuye por todo el pueblo. Son piezas dedicadas a personajes como la naturalista María Sibylla Merian o el botánico local Hipólito Ruiz López, inspiradas en tradiciones como la de los danzadores o que reflejan singularidades de la localidad como el paso del Camino de Santiago.

Belorado, Burgos | D.R.

Las obras se pueden descubrir por libre o siguiendo la ruta “Paseo del Arte” que conecta las dieciséis obras que existen en la actualidad. Y, además de fijarse en las paredes, hay que bajar la vista al suelo ya que se han colocado varias baldosas con las huellas de peregrinos ilustres. El recorrido puede completarse en hora y media aproximadamente.

Para conocer la localidad necesitamos más tiempo. Los restos de su castillo, la iglesia de santa María, la judería en el barrio El Corro, museos como el de Radiocomunicación Inocencio Bocanegra y el etnográfico de San Miguel de Pedroso, las minas de su pedanía Puras de Villafranca... forman parte de un patrimonio diverso que merece la pena descubrir despacio.

Tubilla del Lago, Burgos | D.R.

Tubilla del Lago, la localidad de los vecinos artistas en Ribera del Duero

Tubilla del Lago es uno de los pueblos de la Ribera del Duero burgalesa, a 17 kilómetros de Aranda. Está habitado por tan solo 150 vecinos, pero posee un gran potencial creativo. Muestra de ello es la ruta de los murales artísticos que se estrenó hace cuatro años, compuesta por una veintena de murales que narran escenas del pasado, reivindican ideales e interpretan paisajes.

Tubilla del Lago, Burgos | D.R.

La obra más grande, no solo de Tubilla del Lago, sino de Castilla y León, es “Panorámica desde el llano” del artista Porrilló. Gracias a su dedicación, lo que en el pasado era una pared blanca se ha transformado en un enorme mural que muestra la belleza del paisaje de esta zona ribereña.

Tubilla del Lago, Burgos | D.R.

También hay flores, niños jugando al escondite, una mujer cocinando en la lumbre acompañada su gato, puertas nevadas como en los inviernos de antaño, pastores que guían a su rebaño, paredes en las que florecen amapolas y parras pintadas que dan racimos de uvas y hasta una bailarina que danza al ritmo que marca la frase de la artista María Manso: “...y cuando tengas la opción de sentarte o bailar... espero que Bailes”.

Y MÁS:

La Lisboa más urbana, o la ciudad que se convirtió en un lienzo

20 cuadros famosos que hay que ver antes de morir

- Toulouse, la "ciudad museo" donde encuentras 'street art' en cada esquina