Si no oíste nunca hablar de Sisteron estás de enhorabuena…

Sorpréndete ante uno de los lugares más pintorescos de Francia

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: clodio / ISTOCK

No es quizás uno de los sitios turísticos más populares de Francia, ni una de las poblaciones con mayor oferta de ocio para el visitante, pero si tuviéramos que elegir los lugares más pintorescos del país galo, Sisteron no podría faltar en la lista.

Sisteron | Flavio Vallenari / ISTOCK

La Alta Provenza acoge en su territorio a esta ciudad de tamaño medio cuyo paisaje urbano dominado por su increíble ciudadela y la imponente figura de la gran roca de la Baume forma una de las postales más llamativas al otro lado de los Pirineos.

Si no oíste hablar de Sisteron hasta ahora, enhorabuena, aún te espera la sorpresa de conocerla.

Entre los Alpes y el mar Mediterráneo

Situado en un punto equidistante entre las actuales ciudades de Marsella, Niza y Grenoble, entre los Alpes y el mar Mediterráneo, Sisteron fue en el pasado un importante paso estratégico en mitad de un corredor encajonado por los relieves de la zona. El paso que suponía el puente sobre el río Durance establecía la puerta de entrada a la Provenza, tal y como era considerada antiguamente esta población. Ya presente en la época romana, el que observamos hoy en día es una reconstrucción llevada a cabo tras la Segunda Guerra Mundial y, a pesar de su reducido tamaño, con sus cuarenta metros de largo, es todo un icono de Sisteron.

Río Durance | Flavio Vallenari / ISTOCK

El puente une la extraordinaria formación rocosa de la Baume con el casco antiguo de la población, donde se sitúa su famosa ciudadela, el principal monumento de la zona. Tanto la imagen de la gran roca desde las fortificaciones como la obtenida desde la orilla opuesta son dos de las más bellas e impresionantes postales del sur de Francia.

Sisteron | Aleh Varanishcha / ISTOCK

La importancia que tuvo Sisteron durante la Edad Media le valió para contar con unas fortificaciones dignas de mención, de las que se conservan aún varias secciones originales, así como torres y algunas puertas de entrada a la ciudadela. Muros con varios siglos de antigüedad que rodean una estructura defensiva que muestra el paso del tiempo con un conjunto constituido por construcciones de diferentes épocas. La que fuera fortaleza de los condes de Provenza es, sin lugar a dudas, el lugar más importante de la localidad, además de contar con unas vistas formidables que dominan desde las alturas los preciosos paisajes de los alrededores mientras, justo enfrente, se alza portentosa la roca de la Baume.

Ya sabemos cuál es el Pueblo más Bonito de Francia en 2021

Un magnífico conjunto histórico

El curso fluvial del río Durance es la columna vertebral a lo largo de la cual se extiende Sisteron y, junto a él, las hectáreas que ocupan la ciudadela y la roca de la Baume forman una postal para enmarcar.

Vistas desde la ciudadela | Flavio Vallenari / ISTOCK

Pero, más allá de todo ello, encontramos un armonioso casco viejo a sus pies con un gran patrimonio. Una red de callejuelas nos conducen a través de un centro urbano peculiar, con recovecos, pasajes, escalerillas, pequeñas plazoletas y el tono de color crema omnipresente de las fachadas.

Casco antiguo | Flavio Vallenari / ISTOCK

Paseando sin prisa nos toparemos en nuestro camino con lugares señalados en el plano como la catedral de Notre-Dame-des-Pommiers, un templo románico de estilo lombardo de bella factura que merece la pena su visita, así como algunos de los museos de la ciudad, como el de Tierra y Tiempo, con curiosas exposiciones y una ruta temática con el mismo nombre que es uno de los atractivos turísticos de Sisteron.

Catedral de Notre-Dame-des-Pommiers | Christof Halbe

Ya en el margen del río, el paseo que lo recorre junto al casco antiguo nos revela rápidamente el fuerte vínculo de la población con esta vía de agua, encontrando espacios ajardinados y rincones fluviales preciosos a los que se suma la gran charca des Barres y su chorro de agua, uno de los puntos más apreciados por la población durante los meses más calurosos y desde donde se disfruta de unas vistas generosas del entorno, con la ciudadela y la gran roca como telón de fondo.