Sigüenza celebra su primer Año Jubilar

La catedral seguntina conmemora el 850 aniversario de su consagración.

Estela Pérez
 | 
Foto: instamatics / ISTOCK

Desde los primeros asentamientos prehistóricos, la villa de Sigüenza ha sido una población relevante, señorial y a la vanguardia de cada época. Este municipio de la serranía de Guadalajara, que recoge hasta 28 pedanías, despliega sobre sus calles un rico abanico de monumentos que se elevan como símbolo tangible de su importancia nacida en la época celtíbera, extendiéndose hacia la vida visigoda, medieval, renacentista y, por supuesto, dejando sus ecos hasta la historia más reciente. 

De entre todas sus majestuosas construcciones, resalta la Catedral de Santa María de Sigüenza, que el 19 de junio de 1169 fue oficialmente consagrada para oficiar el culto divino, tal como constatan distintos documentos escritos y epigráficos. Por este motivo, por primera vez en la villa, el Papa ha concedido los 366 días correspondientes al Año Jubilar

La catedral se viste de gala por su aniversario

Desde el 19 de junio y durante un año entero, la capital seguntina celebra esta concesión eclesiástica por todo lo alto. La celebración de la festividad del obispado, recogida bajo el lema bíblico ‘Domus Dei, porta coeli’, se cristalizará a través de conciertos musicales, foros, visitas guiadas y exposiciones

Una de ellas será “Fortis Seguntina”, donde se mostrarán piezas del patrimonio diocesano junto a una maqueta del templo. Asimismo, en el mes de julio se inaugurará el conjunto de la Santa Librada y de la Sala de la Fragua, con la colección de tapices de Rómulo y Remo y otras zonas y piezas del templo tras su restauración integral, como la nueva sala de banderas, la capilla de las Reliquias, las cubiertas de la panda este del claustro, las bóvedas de la catedral y la nueva iluminación interior.

changered / ISTOCK

En el plano musical, el 22 de septiembre, se celebrará un concierto de música sacra inédita en la catedral. 

Otra de las actividades de las que se puede disfrutar en Sigüenza es la concentración de vehículos de época, celebrada el 12 de junio, donde los amantes de los motores vintage reúnen en el Parque de la Alameda elegantes modelos de Cadillac, Alvis, Austin, Porsche, Mini, Seat Seiscientos y Volkswagen Beatle, que oscilan entre 1930 y 1970.

Las famosas Jornadas Medievales merecen una mención especial. Cumpliendo ya su XIX edición, del 6 al 8 de julio, se propone un regreso al medievo con esta Fiesta de Interés Turístico Provincial, en la que la población se vuelca en la recreación de  la época de Doña Blanca de Borbón y el rey Pedro I. Estas jornadas históricas, organizadas por la Asociación Medieval de Sigüenza con el apoyo del Ayuntamiento y la Diputación de Guadalajara, se desarrollan entre actuaciones musicales y teatrales de la época, mercado medieval, noche embrujada, baile de las ánimas, exhibiciones de cetrería y de tiro con arco, desfiles de juglares y danzantes.  

Además, durante este Año Jubilar se podrán recibir gracias especiales que otorga el Vaticano: la indulgencia plenaria o perdón de los pecados.

La ciudad del Doncel

Pasear Sigüenza supone sumergirse en un patrimonio histórico y cultural del que pocos lugares pueden presumir. El conjunto arquitectónico seguntino abarrota las calles con edificios tan insignes como las ruinas renacentistas de la Casa Plateresca, Plazuela de la Cárcel que fue el núcleo principal durante la Edad Media, el vestigio románico de la Iglesia de San Vicente y la Iglesia de Santiago, el Palacio de los Infantes del neobarroco seguntino o el castillo de los Obispos, vigilando sobre las alturas la villa desde el siglo XII y que actualmente acoge un espléndido Parador Nacional de Turismo. 

mpap / ISTOCK

De todo el conjunto patrimonial, la Catedral de Sigüenza es la que más asombra a los visitantes. Construida en 1124, es un ejemplo de templo-fortaleza, para orar y admirar a partes iguales. Se erige como un museo vivo de arte románico, cisterciense, gótico, renacentista, plateresco, barroco y neoclásico. Al pararse frente a su imponente fachada, se pueden observar los detalles artísticos de diversos estilos, desde sus elevadas columnas, las magnas portadas o el rosetón con dibujos de tracería. Mirando con detenimiento, incluso, se puede detectar la huella de la Guerra Civil en sus muros, pues están salpicados de surcos alternos provenientes del impacto de la artillería durante el asedio.

habari1 / ISTOCK

En su interior, entre capillas, el presbiterio y el altar mayor, todos ellos decorados con complejas y delicadas técnicas artísticas, se refugia una escultura semi-yacente de alabastro que constituye el mausoleo del Doncel, aristócrata y militar del siglo XV que se ha convertido en todo un símbolo de la historia Sigüenza.