Sifnos: la isla griega que siempre soñaste

Sifnos es un tesoro en las Islas Cícladas apenas conocida por el turismo (al menos por el turismo de masas)  una isla griega difícil de imaginar que supera con creces la foto que uno tiene en la cabeza de una “isla griega”, tan perfecta que supera las imágenes de las postales.

Sibila Freijo
 | 
Foto: kgerakis

 Sifnos es la calma y la paz,  caminar por acantilados sobre el  mar azulísimo y transparente, asombrase con el cielo más azul que uno ha visto en su vida, bañarse en calas de aguas prístinas o disfrutar con la increíble gastronomía local en alguna de sus tavernas al borde del mar.

papadimitriou

Para llegar, es necesario pasar por Atenas, y coger un Ferry en El Pireo que tarda unas cuatro horas en llegar. La travesía es, por supuesto, parte del viaje.

Sifnos es una isla pequeña: tiene tan sólo 70 kilómetros de costa y posee el paisaje árido y montañoso típico de la Cícladas. Algunos exclusivos visitantes hace tiempo que ya le han "echado el ojo" a esta maravilla del Egeo. Uno se puede encontrar a Tom Hanks, Jude Law o a Iñigo Errejón, por poner algún ejemplo.

milangonda

Para moverse no es necesario el coche aunque sí aconsejable si no se está en la capital, Apolonia. Desde allí salen los autobuses que van  hacia todos los lugares y playas de la isla. Así que sí se está en otra pueblo, habrá que coger siempre un autobús hasta Apolonia y de allí al punto que sea. Eso lo hace un poco engorroso con lo que alquilar un coche o una scooter siempre será más fácil para explorar bien todos los rincones de la isla.

papadimitriou
kgerakis

Apolonia, la capital está llena de casitas blancas, pequeñas ermitas y callejuelas, aunque no es la localidad más bonita.  Artemonas es otro de los pueblos más pintorescos, con sus empinadas calles. Allí se encuentra Kamaroti, uno de los hoteles más exclusivos y con más encanto de la isla y que está precisamente regentado por tres hermanos españoles.  Kastro, antigua capital de la isla y la única de carácter medieval, es también una auténtica maravilla, con la iglesia de los Mártires sobre un acantilado casi al borde del precipicio y unas vistas impresionantes sobre el Egeo. Apenas hay unos pocos turistas dispersos con lo que uno puede sentir toda la paz  y la calma al pasear por parajes increíbles prácticamente en solitario.

photo_stella
farluk

En la parte Occidental de la isla se sitúa Kamarés, el puerto de Sifnos, centro de las actividades acuáticas y naúticas de la isla y con una preciosa playa, aunque menos salvaje que otras de la isla.

Faros es otra de las pequeñas aldeas por las que merece la pena pasarse. Se trata de un pequeño pueblecito de pescadores con animadas tavernas al borde del mar  y estupendas playas y calas de aguas cristalinas como Phasolos y Glyfos. Es una muy buena opción para alojarse porque hay numerosos hotelitos y ambiente por las noches en los restaurantes y terrazas. Además tiene cerca una de las playas más bonitas de la isla: Chrissopigi.

photo_stella

Porque sobre todas las playas de Sifnos destaca especialmente una: Chrissopigi: una playa deslumbrante, bordeada de encantadoras tabernas y a lo lejos, encima de las rocas  la estampa del Monasterio de Panagia Chrissopigi. Dicen que es la favorita de Jude Law

photo_stella

La gastronomía de Sifnos merece mención aparte. Además de los platos típicos griegos y los pescados más frescos entre los que destaca por ejemplo el pulpo, en la isla se come, sobre todo, cordero y algunos de los platos realizados a base de cordero son una verdadera delicia.