Siete edificios con mucha historia reconvertidos en museos famosos

En ocasiones cuando una empresa crece, se traslada a otra sede o cierra, el edificio donde se instalaban sus oficinas o fábrica se abandona. Un final que, muchas veces, supone no sólo el cese de la actividad laboral en la zona sino, también, el declive de los barrios en los que se encuentran. Sin embargo, una forma de revitalizar estos espacios es convertirlos en museos, dotándolos de una nueva función que permite dar una segunda vida a estos edificios.

Redacción Viajar
 | 
Foto: VIAJAR

Por esta opción se han decantado varios centros de arte famosos, que han elegido como sede de sus museos espacios que antes habían ocupado fábricas de cervezas, centrales eléctricas o antiguos palaciosMusement, plataforma de reservas de actividades en destino a nivel mundial, recoge siete edificios que antes de convertirse en museos famosos fueron espacios destinados a otros fines. 

Museo de Orsay, ubicado en una antigua estación de tren 

VIAJAR

Una de las pinacotecas más famosas del mundo se encuentra en el antiguo edificio de la estación ferroviaria de Orsay. El edificio fue diseñado por Victor Laloux con motivo de la Exposición Universal, y, de 1900 a 1939, la estación fue cabeza de la línea suroeste de Francia. Tras años sin actividad, en 1980 se decidió restaurarla para convertirla en la sede del Museo, que alberga la mayor colección de obras impresionistas del mundo.

El edificio de la Tate Modern, fue antes una central eléctrica 

VIAJAR

El Museo Nacional de Arte Moderno de Londres se ubica en la antigua central eléctrica de Bankside. Herzog & De Meuron, arquitectos encargados del proyecto, decidieron conservar gran parte del carácter original del edificio. Durante la renovación, el equipo retiró la maquinaria y la estructura de acero y ladrillo original, la sala de turbinas se convirtió en la entrada y zona de exposición y, la sala de calderas se transformó en galerías.

CaixaFórum Barcelona ocupa el espacio de una fábrica textil 

ToniFlap / ISTOCK

Este centro cultural de Montjuïc, se ubica en la antigua fábrica Casaramona, una empresa dedicada a la confección de mantas y toallas. El edificio, construido en 1911 es reconocido como ejemplo del modernismo catalán y fue nombrado patrimonio cultural en 1976. Tras una restauración en la que se respetó al máximo la arquitectura, materiales y colores originales, es desde 2002, sede de la Fundación en la ciudad condal.

Hangar Bicocca se ubica en la antigua fábrica Ansaldo

tella_db / ISTOCK

La nave industrial donde ahora se disfruta del mejor arte contemporáneo de Italia, fue antes un espacio destinado a la construcción de bobinas para los motores eléctricos de los trenes. En 2004 se inauguró este nuevo espacio en el que gracias a las grandes dimensiones de la nave, que mantiene su aspecto industrial, se pueden mostrar producciones de gran tamaño.

Hermitage, antigua residencia de los zares 

VIAJAR

Antes de ser uno de los museos más famosos del mundo, el Hermitage fue la residencia oficial de los zares. En 1764, Catalina La Grande comenzó a decorar las instalaciones con cuadros de diferentes partes del mundo. Así, se inicia una actividad de adquisición de obras de arte que, a pesar de que en 1904 el Palacio deja de ser residencia imperial, continúa hasta nuestros días. De hecho, el museo ha ido acumulando obras de arte hasta superar los tres millones de piezas.

Durante años el Palacio del Louvre fue el centro del poder en Francia

VIAJAR

Antes de que Luis XIV trasladara su corte a Versalles, el palacio del Louvre era el centro del poder en el país galo. Desde el medievo, esta fortificación fue utilizada para distintos fines y fue creciendo a merced de ellos. Poco a poco, el edificio fue evolucionando y ganando espacio. Tras la marcha del rey a Versalles, se decidió convertir el edificio en museo, consagrándolo como una de las referencias más importantes del mundo gracias a obras como La Mona Lisa.

El Museo de Arte Contemporáneo de Roma se encuentra en una antigua fábrica de cerveza

rarrarorro / ISTOCK

Peroni, marca de cerveza italiana, cerró este edificio en el que actualmente se encuentra el museo en 1974. Tras ser adquirido por la ciudad de Roma, se utilizó para distintas funciones públicas. Finalmente, en 2002, se decidió ubicar en ella la sede de este museo en el que se recogen obras desde 1960 hasta la actualidad. La remodelación buscó el equilibrio, integrando la nueva estructura en el entorno y creando nuevos espacios de exposición.