Siete ciudades "feas" a las que viajaríamos sin dudarlo

Porque sabemos que, muchas veces, la belleza no se encuentra en lo superficial…

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: BenKow / ISTOCK

Bonito está bien, creemos. Espectacular es otro nivel. Impresionante es superar con creces lo que esperábamos. Pero… ¿Hay más vida viajera que la de la simple apariencia? Hay destinos que, alejados de la belleza superficial, te dejarán boquiabierto solo con su mera personalidad.

Y es que, como todo en la vida, hay lugares que no brillan por su apariencia pero que enamoran por su personalidad. Por eso encontramos destinos que te dejarán boquiabierto dejando a un lado lo más estético del lugar.

betonociti / ISTOCK

Lugares feos, hay. Y lugares feos muy visitados y turísticos, también. Y ahí reside la magia, en esas ciudades que tienen que trabajar un poco más para impresionar al viajero y que, a menudo, son ciudades que no han tenido los recursos para producir belleza arquitectónica o que no han sido bendecidas con una ubicación estéticamente agradable.

Empezamos nuestro viaje por cinco ciudades feas pero con encanto. Y para eso, primero, tenemos que liberarnos de nuestros prejuicios estéticos. Pero como en cualquier caso la belleza o la fealdad son conceptos muy subjetivos, hemos contactado con Fernando Meyer, experto en urbanismo, para que aporte un poco de luz al asunto desde un punto de vista más objetivo.

¿Nos acompañas?

Rotterdam, Países Bajos

Rotterdam, nos cuenta Meyer, "es una de las pocas ciudades que no reconstruyeron su casco histórico después de la segunda guerra mundial". Y eso, por consiguiente, deja una estampa de su legado histórico un poco apartada. Pero para el arquitecto "es prácticamente un museo al aire libre de la arquitectura contemporánea". Explica que puede resultar una ciudad fea, como tiene fama de ser, "por la aglomeración de tanto icono, que al final resta valor al propio icono". O lo que es lo mismo, que lo poco gusta y lo mucho... puede parecer repetitivo si no eres un experto.

franswillemblok / ISTOCK

Nos cuenta que "Rotterdam puede asemejarse al PAU de Carabanchel", un lugar que a pesar de no ser estético tiene un valor importante "si te fijas en los edificios individualmente sin mirar lo que hay detrás". Y ahí reside la magia de las ciudades, en que a veces las cosas individuales le dan más valor a la visita que la ciudad en su conjunto y a lo que podríamos llamar 'lo bonito dentro de lo menos bonito'.

Nadzeya_Kizilava / ISTOCK

Algunas de las cosas que no debes perderte en Rotterdam son, por ejemplo, sus famosísimas casas cubo o el Markhtal, el mercado cubierto más grande de todo el país y que es, realmente, espectacular.

Frankfurt, Alemania 

Frankfurt tiene fama de ser una de las ciudades más feas de Europa, pero la belleza es subjetiva y se pueden encontrar lugares increíbles a pesar de su fama. Para Meyer tiene especial importancia en la ciudad “la reconstrucción de su casco histórico”.  Y es que el casco histórico es uno de los principales atractivos de todas las ciudades que visitamos y este especialmente “porque se ha reconstruido tras su destrucción en la segunda guerra mundial en los años 2000”, nos cuenta el urbanista.

jotily / ISTOCK

“Tiene especial interés porque, en contraposición a otros como Varsovia, el de Frankfurt se ha reconstruido en los 2000 y no en los 50’s 60’s cómo habían hecho otras ciudades”. Y esto es especial, porque sabemos que la arquitectura de los 50 o 60 no es la de la actualidad, y eso aporta un añadido de modernidad a su reconstrucción.

july7th / ISTOCK

Pero Frankfurt, más allá de su arquitectura, también tiene mucho que ofrecernos. No puedes perderte la Casa de Goethe, la casa del autor de 'Fausto' o la orilla de los Museos, en la que encontramos a más de 15 museos diferentes de primera línea con la que deleitarnos cultural y artísticamente.

Brasilia, Brasil

La capital de Brasil es para Meyer “una ciudad espantosa”. Y es que bien es cierto que la sensación que puedes tener paseando por sus calles es la de estar en otro planeta. Nos cuenta el urbanista que hay “un extremo culto al automóvil, a la distancia y a las explanadas monumentales”, que hacen que la ciudad sea horrible urbanísticamente hablando y, sobre todo, incomoda para vivir.

tirc83 / ISTOCK

Pero como todo en esta vida, nuestro experto señala que a pesar de su pasión por el automóvil y la falta de aceras podemos encontrar “el punto de interés de la ciudad, que parece una capital sacada de Star Wars" por su pasión a lo extremadamente gigante.

R.M. Nunes / ISTOCK

Pero la capital de Brasil nos puede enamorar por otras cosas, por eso es importante que no te pierdas algunos lugares como el Museo Nacional, la Catedral Metropolitana de Brasilia o su famosa plaza de los 3 poderes que, por cierto, también es colosal. Estamos seguros de que en alguno de estos lugares podrás encontrar la inspiración que necesitabas.

Chandigarh, India

En Chandigar nos pasa como en Brasilia, la falta de aceras y el culto por el automóvil hacen que la ciudad pece un poco de caótica. En esta ciudad dar un paseo relajadamente es una tarea complicada y Meyer lo asemeja claramente con el caso de Brasilia.

Abhisek

Pero no todo es caos, si eres un amante de Le Corbusier en esta asiática ciudad puedes encontrar la mayor concentración de obras de este autor. Nuestro experto sostiene que la ciudad “es del propio Le Corbusier en su conjunto”. Y es que, como decíamos, hasta en lo más “feo”, podemos encontrar algo de gracia.

siraanamwong / ISTOCK

Pero también es cierto que, aquí podemos encontrar lugares excepcionales como algunos de sus parques. Aquí seguro que si puedes encontrar un remanso de paz y de belleza que quite todos tus prejuicios sobre esta ciudad y en la que encontrar un atractivo en lugares famosamente conocidos por su fealdad. Y uno de los claros ejemplos es su parque de piedra, en la que podemos encontrar cientos de estatuas de roca que te dejarán con la boca abierta.

Chongquing, China

Está considerada la capital del interior de China y es la quinta ciudad más grande del país. Nuestro experto sostiene que en cuanto a su estructura urbanística peca de “tener muchos edificios y unas aceras en mal estado”.

Pero su mal estado es fruto de ser considerada la ‘Manhattan de China’. Meyer nos cuenta que “es prácticamente igual, dos ríos con una isla en medio que divide la ciudad en tres y con una estructura muy parecida". Pero un Manhattan asiático que han querido resolver en tan solo 15 años de construcción y, por consiguiente, trae problemas en cuanto a su calidad arquitectónica y, sobre todo, visual.

Nikada / ISTOCK

Aún así, para el urbanista Chongquing es “lo más parecido que podríamos imaginarnos a la película de Blade Runner, con monoraíles volantes que cruzan las calles a 100 metros de altura”. Es, sin más dilación, una ciudad del futuro, pero que aun necesita un poco de ‘chapa y pintura’.

Benidorm, España

Benidorm, como sabemos, es un caso único de arquitectura que tiene su estudio. Es la tercera ciudad con más rascacielos esbeltos en número, y la que más rascacielos tiene por número de habitante, que no es moco de pavo.

GavinD / ISTOCK

Pero, como sabemos, Benidorm bonito bonito en su conjunto no es, en el que predominan los bloques de edificios prácticamente a orillas de la playa y que resulta antiestético. Pero para ello debemos admirar las cosas por separado. “Su paseo marítimo, por ejemplo, es uno de los mejores que se han hecho en todo el planeta”, cómo nos cuenta nuestro experto urbanista y que poné hincapié en la importancia de la arquitectura de la ciudad alicantina.

arcady_31 / ISTOCK

Aún así, Benidorm no es solo su arquitectura. Si hablamos de ocio Benidorm tiene todo lo que necesitas para pasar una semana a cuerpo de rey (o de reina), porque shows, música, buenas playas y un clima fenomenal no te van a faltar.

Sao Paulo, Brasil

Brasil es uno de esos ejemplos claros de que la belleza, subjetivamente hablando, no está repartida a partes iguales. Por una lado tenemos a un Río de Janeiro deslumbrante y, por otro, a Sao Paolo que está considerada como una ciudad bastante fea.

Paulo Ricardo Fagundes / ISTOCK

Meyer opina “que es fea, pero que tiene su encanto”. Y no solo por su arquitectura en la que podemos encontrar rascacielos de 40 pisos, "sino por la cultura del techno que se ha instaurado en la ciudad que podría ser la segunda en reconversión de naves después de Berlín".  Y es que, como señala el urbanista, en esta ciudad no es extraño “encontrarte una discoteca en la planta 35 de un rascacielos” y eso, al final, aporta un valor añadido a la ciudad que no solo es su belleza.

¿Te atreves a ir más allá de lo superficial?