Shiraz, la inimaginable ciudad de Persia

Shiraz cuenta con siglos y siglos de existencia a sus espaldas, como la cercana Persépolis que, a pocas decenas de kilómetros, comparte con ella el haber sido capital de Persia.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: efesenko / ISTOCK

Sencillamente mágica…

Situada en un altiplano al suroeste de Irán, junto a la cadena montañosa de Zagros, esta ciudad es un regalo para toda persona viajera. Un lugar repleto de maravillas que sólo recientemente ha podido contar con una apertura a las personas extranjeras, lo que le está valiendo vivir un nuevo esplendor.

Guenter Guni / ISTOCK

Rodeada de numerosos sitios arqueológicos de incalculable valor, Shiraz esconde un patrimonio excepcional diseminado entre las partes más antiguas y las más nuevas de la población.

Dos de los más bellos edificios del mundo

Esta acogedora ciudad iraní, célebre por su atmósfera amable, puede presumir de albergar dos edificios de una belleza inimaginable. Por un lado, una de las joyas del país, la Mezquita Nasir-ol-Molk, conocida popularmente como la Mezquita Rosa debido a las tonalidades que se proyectan en su interior gracias al color de sus azulejos. Construida a finales del siglo XIX, si su exterior es sublime, el interior de la estancia dedicada a las oraciones es absolutamente hechizante.

efesenko / ISTOCK

Diseños geométricos, azulejos admirables, vidrieras, alfombras… crean un ambiente de verdadero cuento. No muy lejos de allí, la otra perla del país, el mausoleo y mezquita Shah-e-Cheragh, uno de los recintos más venerados por los fieles.

StreetFlash / ISTOCK

Su sola imagen exterior levanta auténticas pasiones. La hermosura rebosante por todos los costados únicamente es superada por el interior del templo, donde reposan los restos de los hermanos Ahmad y Muhammad - hermanos de Abu al-Hasan, descendiente del profeta Mahoma -. Toma todo su esplendor del siglo XIV, cuando el interior fue recubierto por millones de vidrios de colores, convirtiéndola en una de las mezquitas más bonitas e impresionantes de todo el mundo. 

La belleza no acaba: los otros «imprescindibles»

Sin necesidad de alejarse mucho de Shah-e-Cheragh y sin haber salido aún del asombro, nos topamos con otro espectacular monumento, la Mezquita Vakil, otro tesoro de Shiraz que te dejará con la boca abierta por la armonía entre sus innumerables columnas y los espléndidos techos.

tunart / ISTOCK

Junto a ella, no hay que dejar de hacer una visita al hospitalario Bazar Vakil, un lugar perfecto en el que perderse mientras se disfruta de los variados puestos que ofrecen multitud de productos.

efesenko / ISTOCK

Antes de alejarse de esta zona, no podemos dejar de lado los baños públicos Vakil y el Pars Museum, donde las pinturas murales y su increíble bóveda son visita obligada y, a muy poca distancia de ambos, la Fortaleza de Karim Jan, una esplendorosa ciudadela del siglo XVIII.

Shiraz es una ciudad que siempre se ha asociado a los poetas y, como tal, los lugares donde se entierran algunos de los más importantes son lugares muy visitados. Las más ilustres tumbas son las de Herju Kermani (siglo XIV), en la fastuosa Puerta Quran, en la entrada a la ciudad desde Persépolis; la hermosa sepultura de Hafez (siglo XIV), famoso por poder recitar de memoria el Corán entero; y el precioso mausoleo de Sa’Di (siglo XIII), uno de los poetas persas más importantes.

mathess / ISTOCK

Otra de las señas de identidad de Shiraz y, por añadidura, del mundo persa, son los jardines, que simbolizaban el poderío de esta cultura. Los más importantes son el Narenjestan Qavam - un jardín rebosante de naranjos presidido por la fantástica Casa Qavam y anexado a una auténtica maravilla, la mansión Zinat-ol Mok, uno de los edificios más impresionantes de toda la ciudad y, sin duda, una de las visitas indispensables de todo Irán -; los jardines Afif Abad y, sobre todo, el Jardín de Eram, un conjunto originario del siglo XI que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

BrasilNut1 / ISTOCK