Shanghái habla español

La apertura del gran meliá shanghái en el corazón financiero de la ciudad más dinámica de China es el primer paso para la invasión española –comercial, cultural y lingüística– que deparará la Exposición Universal de 2010.

Rafael de Rojas

Shanghái, la sede de la Exposición Universal de 2010, habla español. Desde el 12 de diciembre contará con un nuevo hotel de la marca Gran Meliá. El Gran Meliá Shanghái, de categoría cinco estrellas, está situado en el distrito financiero de Lujiazui y a cinco minutos a pie de los monumentos más populares, como la torre de televisión Oriental Pearl, el Acuario de Shanghái, el Super Brand Mall y la Torre Jin Mao. Sus más de 686 habitaciones incluyen suites imperiales y suites presidenciales. Dos de las principales bazas del hotel son el Skyline Lounge, con unas espléndidas vistas sobre la urbe, y el Yhi Spa, que fusiona tradiciones de terapia oriental con tecnología occidental.

La Expo transcurrirá en la ciudad china entre el 1 de mayo y el 30 de octubre. Ya se han adelantado unas mareantes cifras, como los 70 millones de visitantes previstos. España ha planteado uno de los pabellones más grandes de la muestra (7.000 metros cuadrados, de los que 2.460 metros cuadrados son superficie visitable). Este espacio, llamado pabellón cesto por su fachada de mimbre, tiene un presupuesto de 30 millones de euros. Sus contenidos principales están siendo diseñados por Bigas Luna, Isabel Coixet y Basilio Martín Patino. Por su parte, los ecos del Año de España en China, el 2007, aún resuenan en Shanghái en vísperas de la Expo. De aquel evento cultural y comercial quedó sobre todo el proyecto de abrir un Instituto Cervantes, que se inaugura ahora bajo el nombre de Juan Marsé, autor de El embrujo de Shanghái. Se abre por el creciente interés por la cultura española en la ciudad, que alojó a principios de otoño la Feria Experiencia Española 2009, y ve nacer comercios hispánicos verdaderamente exóticos para su población. El más reciente, el restaurante El Toro, sirve tapas desde hace un par de meses en el complejo 1933. Éste es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura de vanguardia de la nueva China: recicla un antiguo matadero, un edificio art decó y varias naves industriales.

Shanghái va a asistir durante los próximos meses a un radical cambio de aspecto, en el que abundarán las aperturas hoteleras. Todo ello culminará en los años venideros con la apertura de un parque Disney en el distrito de Pudong, el mismo en el que se encuentra el Gran Meliá Shanghái.