Senderos de Toro a orillas del Duero

Bañada por el río Duero, la localidad zamorana de Toro no es sólo la cuna de grandes vinos, sino que cuenta con una oferta natural desconocida y sorprendente.

VIAJAR
 | 
Foto: Ayuntamiento de Toro

Cultura, historia, gastronomía... pero también naturaleza. Ubicada en un cerro de unos 100 metros sobre la vega del Duero, Toro cuenta con un patrimonio natural que puede ser recorrido con facilidad a través de varios senderos que transcurren en sus alrededores. Así, estos senderos son miradores a algunos de los parajes más hermosos de la comarca y de esta ciudad que fue durante siglos un enclave estratégico para cristianos y musulmanes.  

Si por algo se caracterizan los alrededores de Toro es por sus pinares y montes bajos, además de encinas y jaras.  En este sentido, el Monte la Reina es un paraje natural de más de 1.200 hectáreas de pinos y donde habitan más de 150 especies de animales. Además, en la antigüedad albergó un campamento militar en el que se entrenaron miles de soldados. Y si de pinares en Toro se trata, el paraje conocido como El Pinar tiene más de 700 hectáreas y es, en realidad uno de los lugares con más sabinas de toda la región.

Río de Duero a su paso por Toro. | Ayuntamiento de Toro

En cuanto al municipio de Toro, también cuenta con varias rutas a través de las que descubrir enclaves preciosos. Así, el paseo del Espolón ofrece unas inmejorables vistas a la vega del Duero gracias a que bordea todo el cerro en el que se encuentra Toro. Además, desde los jardines aledaños a la Colegiata de Santa María la Mayor se puede ver los campos de regadío de la zona y, en días claros, la vista puede alcanzar hasta pueblos a 20 kilómetros a la redonda.

Otro de los puntos destacables del municipio zamorano es el Puerto de la Magdalena, entre la Iglesia de San Salvador de los Caballeros y el Monasterio de Sancti Spiritus y desde donde se puede disfrutar de las escarpadas montañas rojizas que rodean Toro.

De Toro también hay que destacar sus fuentes y manantiales, que llegan a suman hasta 83 y que se pueden recorrer a través de varios senderos. Una de las más importantes es El Pozo del Tío Rodrigo, uno de los tres manantiales con los que se abastecía la ciudad.