Semuc Champey: un asombroso paisaje croata escondido en Guatemala

Te fascinará el gran parecido con los lagos Plitvice, los más famosos de Croacia

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: SL_Photography / ISTOCK

En el corazón de Guatemala, alejado de los principales centros de civilización del país, el río Cahabón se va abriendo paso entre la orografía del terreno y la espesura del bosque. En un momento dado, el curso de agua transforma su apariencia y se convierte en una maravilla admirada como uno de los lugares más bonitos de esta región centroamericana. Hablamos de Semuc Champey, un conjunto de lagos y cascadas que forma un enclave formidable y cuyo parecido con el existente en el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, en Croacia, te llamará poderosamente la atención.

SL_Photography / ISTOCK

El Monumento Natural Semuc Champey

Alejado de las áreas más accesibles de Guatemala, de los grandes núcleos de población y de las principales rutas, el Monumento Natural Semuc Champey es un regalo de la Madre Naturaleza que, precisamente por hallarse apartado, conserva todo el encanto y el atractivo que han perdido espacios turísticos masificados.

marcophotos / ISTOCK

Perteneciente al departamento de Alta Verapaz y situado al sur del reputado Parque Nacional Grutas de Lanquín – nombre de la localidad que da nombre a estas cuevas y de donde parten los transportes en todoterreno hacia Semuc Champey -, se ha convertido por derecho propio en uno de los rincones más deseados de Guatemala, aunque no sean demasiados los que llegan verdaderamente hasta él.

Se trata de un espacio protegido exuberante, donde el río Cahabón discurre encajonado entre formaciones de piedra caliza y una riqueza ambiental incuestionable, con un sinfín de especies animales y vegetales presentes en esta zona de clima tropical. En este escenario, toda una serie de piscinas naturales y pozas se van nutriendo de caídas de agua que acaban precipitando y desapareciendo por un sumidero al final del conjunto. Un fenómeno que le ha valido el nombre de Semuc Champey «el río que se esconde en la montaña» en la lengua local maya de los q’eqchi.

JohnCrux / ISTOCK

El gran parecido con los lagos de Plitvice

El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice es un espectacular espacio natural compuesto por lagos y cascadas en un cañón de piedra caliza, situado en el centro de Croacia.

Mientras, a miles de kilómetros de ese punto, en la mitad del gran continente americano, otra formación generada a partir de rocas calizas ha dado como resultado un paisaje envidiable igualmente y sorprendentemente semejante.

marcophotos / ISTOCK

Semuc Champey es el resultado de la acción de las aguas del río Cahabón, ricas en bicarbonato de calcio, creando para el mundo un enclave extraordinario ubicado en el centro de Guatemala.

En mitad del bosque tropical, en las entrañas de la sierra de Chamá y a diez kilómetros de la pequeña población de Lanquín – a pesar de la corta distancia, el difícil camino hasta el monumento natural extiende la duración del trayecto de manera desproporcionada -, se halla esta maravilla de piscinas, pozas y cascadas distribuidas a lo largo de varias terrazas.

Soft_Light / ISTOCK

En las inmediaciones de las cuevas de K’anba, un extenso puente sobre el río da acceso a Semuc Champey, donde nos esperan, a lo largo de unos trescientos metros, un buen número de cavidades en la roca caliza que son inundadas por el cauce del río mientras las aguas caen a modo de cascada de un nivel al inmediatamente inferior, hasta llegar al final a una catarata.

La escasa profundidad de las piscinas y el juego de la luz penetrando en las aguas carbonatas facilita que el color de las mismas torne hacia tonos turquesas y verdosos, haciendo de la experiencia visual algo muy llamativo e invitando a zambullirnos en ellas; algo que podremos llevar a cabo sin problemas puesto que el baño está permitido y es apto para todo tipo de público.

restafoto / ISTOCK

La gratificante experiencia sumergiéndonos en las pozas se completa con una ascensión paralela hasta un mirador que nos permite sobrevolar con nuestras miradas todo el conjunto desde una altura aproximada de cincuenta metros, pudiendo comprobar por nosotros mismos el gran parecido con los lagos de Plitvice de Croacia.