Semana Santa, uno de los mejores momentos del año para visitar Malta

En el país confluyen eventos religiosos y planes de aventura para todos los gustos. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: KavalenkavaVolha / ISTOCK

Gracias a su ubicación geográfica, casi cualquier época del año es buena para visitar Malta. Sin lugar a duda, Semana Santa es una de las mejores temporadas, ya que el clima durante el resto del año es muy agradable y podréis disfrutar de sus playas o hacer planes al aire libre. Si finalmente, decidís visitar Malta en una fecha tan destacada como Semana Santa, además se puede disfrutar del gran número de celebraciones que se realizan en torno a esta tradición religiosa.

KavalenkavaVolha / ISTOCK

Malta es mundialmente conocido por sus celebraciones religiosas, más aún en ésta época del año en las que además la población local se involucra en gran medida. Se puede decir de hecho, que es un país con unas creencias muy arraigadas. Numerosas procesiones se celebran en ciudades como de Vittoriosa, Senglea y Cospicua donde se vive más intensamente este periodo litúrgico y en las que se llevan a cabo actividades muy llamativas para los turistas.

Con la procesión de Viernes de los Dolores se da comienzo a las vísperas de las fiestas de Semana Santa. Una procesión en la que se recorren las calles de Valletta acompañando a la imagen de Nuestra Señora de los Dolores. También se pueden ver procesiones en otras localidades cercanas a la capital. Sin embargo, oficialmente, es el Domingo de Ramos el día que marca el comienzo a la Semana Santa con la representación del vía crucis. El Jueves Santo los fieles suelen hacer el recorrido denominado “las siete visitas”, que consiste en visitar siete de las 356 iglesias del archipiélago, todas ellas decoradas especialmente para la ocasión. 

© viewingmalta.com

La iglesia más visitada hasta la fecha es la Basílica de Santo Domingo en Valletta. Allí podremos ver la representación de la última cena -acción establecida desde 1784-, y que tiene como principal objetivo donar alimentos a quienes más los necesitan. Otros lugares de visita obligatoria e imprescindibles son la Catedral de San Pablo en Mdina y la Concatedral de San Juan, donde se encuentra “La decapitación de San Juan”, la obra más importante del reconocido pintor italiano Caravaggio.

© viewingmalta.com

El Viernes Santo el ambiente se vuelve más lúgubre para conmemorar la pasión y muerte de Cristo. En esta procesión los malteses salen a las calles vestidos con trajes de época y así desfilar al ritmo de bandas musicales locales. El Sábado Santo miles de velas y faroles se convierten en los protagonistas de la noche, y el Domingo de Resurrección la alegría vuelve a las calles con la procesión del Cristo Resucitado. El día de Pascua para la mayoría de los malteses es un día familiar y también para estar con amigos. Tienen por tradición regalar a los niños el dulce típico maltés de Semana Santa, el “figolla”, un pastelito de almendras recubierto de azúcar glass y decorado con un huevo de chocolate.

Infinidad de planes culturales y de aventura

Pasar la Semana Santa en Malta también puede ser una gran opción para quienes buscan una pizca de aventura o diversión, ya que el país tiene mucho que ofrecer: se puede hacer montañismo hasta recorrer los parajes de las islas a caballo, en bicicleta o en jeep, se puede realizar multitud de actividades en medio de la naturaleza, al aire libre. Destacar que ya en esta época se puede comenzar a disfrutar de las playas y piscinas naturales o hacer deportes acuáticos. La isla de Gozo es muy famosa por ser uno de los mejores lugares en el mundo para practicar buceo por sus aguas cristalinas y sus fondos marinos, que albergan espectaculares tesoros arqueológicos para descubrir. 

© viewingmalta.com

Por otra parte, Malta también es un país muy rico en historia, la cultura y la arqueología, un aspecto que puede interesarle a los amantes del arte. Además, se puede decir que es lugar lleno de leyendas con varias teorías que afirman que el país pudo haber sido parte de la ciudad perdida de Atlántida y por ello está caracterizado con una gran riqueza arquitectónica impresionante: varios de sus emplazamientos han sido proclamados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como por ejemplo: la ciudad de Valletta, el Hipogeo de Hal Saflieni y los Templos Megalíticos de Gjantija, Hagar Qim, Tarxien, entre otros.

Por todo esto y mucho más, viajar a Malta en Semana Santa es sumergirse en un ambiente festivo en el que se fusionan las tradiciones religiosas con la más completa oferta de opciones de entretenimiento, cultura y ocio que hacen que se pueda disfrutar a plenitud de la estancia en el archipiélago. 

© viewingmalta.com

Las mejores ofertas para viajar a Malta durante esta temporada se pueden encontrar en www.viajar-malta.es.