Un fin de semana en La Jacetania, el origen de Aragón

Descubre la maravillosa comarca de la cultura pirenaica

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Proformabooks / ISTOCK

Corría el primer cuarto del siglo IX cuando en los valles de Canfrac y Hecho – ambos en la provincia de Huesca - se comenzó a gestar lo que siglos más tarde acabaría convirtiéndose primero en Condado y más tarde en Reino de Aragón, allá por el siglo XI.  Desde aquel momento, los tiempos venideros significaron un periodo en el que la importancia de estas tierras comenzó a crecer al amparo de los múltiples intercambios que favorecía la presencia del Camino de Santiago en su paso por estos lugares.

percds / ISTOCK

Tal fue así que se inició toda una cultura en torno a esta relación transfronteriza que tenía a Los Pirineos como nexo de unión, en la que se creó una identidad que ha perdurado hasta nuestros días.  Ejemplo de ello es el conocido Festival de Música y Cultura Pirenaicas que se celebra cada año en la localidad de Hecho. Tanto esta población como la de Canfranc, los núcleos de aquellos valles históricos, forman parte en la actualidad de la comarca de La Jacetaria que, a su vez, pertenece a las provincias de Zaragoza y Huesca; una comarca de una riqueza histórica y natural que bien merece una visita.

davibb / ISTOCK

Jaca, el corazón de la comarca

Tratándose de la mayor población de la comarca y donde reside la gran parte de sus habitantes, además de por su valor histórico y su grandeza patrimonial, Jaca ostenta el privilegio de ser su capital. Dada su importancia y sus buenas comunicaciones, una primera toma de contacto puede comenzar por ella, donde podremos deleitarnos durante un buen número de horas visitando algunos de los notables monumentos que podemos hallar en su interior.

Valle de Jaca | Proformabooks / ISTOCK

Seguramente el más célebre de todos sea La Ciudadela o Castillo de San Pedro, una espectacular fortaleza en forma de pentágono cuya construcción data de finales del siglo XVI y principios del XVII, mandada construir por orden de Felipe II. Tanto su sorprendente recinto exterior como las curiosas dependencias intramuros son motivo suficiente para acercarse hasta aquí.

Cuidadela de Jaca | JackF / ISTOCK

Otro de los imprescindibles de Jaca es la Catedral de San Pedro, un homenaje al estilo románico primigenio que representa uno de sus máximos exponentes en todo el territorio español y que tuvo su razón de ser por la creciente importancia del Reino de Aragón en esa encrucijada de caminos prepirenaica. Sin abandonar la catedral, no podemos tampoco dejar pasar el Museo Diocesano de Jaca, una joya en la que destaca su colección de pinturas murales románicas, uno de los conjuntos más completos e importantes de nuestro país y de Europa.

Catedral de San Pedro | Raul Hernandez Balbuena / ISTOCK

Perderse por La Jacetania

Más allá de Jaca, la comarca ofrece un buen número de atractivos que completarán un excelente plan para un fin de semana.  Tal vez el más recurrente de todos los puntos a los que podamos acudir en nuestra visita es el maravilloso Real Monasterio de San Juan de la Peña, situado en la localidad de Botaya.

monasteriosanjuan.com

Considerado el más importante de los cenobios aragoneses, uno de sus grandes reclamos es el llamado «Panteón Real», una sala donde se hallan enterrados numerosos reyes de Aragón - entre ellos los primeros -. Erigido bajo la roca, esta construcción del siglo XI es todo un bello ejemplo de sintonía con el entorno.

monasteriosanjuan.com

Al margen de este valioso monasterio, los 20 municipios de La Jacetania nos regalan mucho más en función de nuestros gustos. La Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc – actualmente en un proceso de rehabilitación -, es un magnífico y ciclópeo edificio cuya actividad se remonta al siglo pasado, cuando se centraron los esfuerzos por comunicar España y Francia a través del túnel de Somport.

Sanchez Real Loida / ISTOCK

Muy recomendable es también admirar la figura del Puente de los Peregrinos de Canfranc, un arco de piedra de un solo ojo que rezuma historia de la base de sus muros.  Otros pequeños tesoros que guarda este sector aragonés y que nos pueden sugerir una visita son la Iglesia de San Adrián de Sasabe, en Borau, o pasear por los pequeños pueblos de Santa Cruz de la Serós o Siresa para seguir asombrándonos con edificios milenarios.

jaca.com

No hay que olvidar tampoco la riqueza natural de la comarca; si optamos por dedicar parte de nuestro fin de semana en este sentido, una buena opción que no nos llevará demasiado esfuerzo ni tiempo es la visita al Paisaje Protegido de Fozes de Fago y Biniés.