Seis lugares maravillosos de Granada donde disfrutar de la primavera

La primavera es una de las estaciones que mejor sienta a Granada. Estos son seis lugares donde el estallido de las flores cobran un especial encanto.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: Chris De Bug / ISTOCK

Sacromonte

Uno de los barrios más emblemáticos de la capital granadina, situado frente a la colina de la Alhambra y sobre el blanco Albayzín. El Sacromonte es un lugar mítico, coronado por una abadía y en mitad de un valle socavado por las casas cueva y adornado de chumberas. Lo mejor es subir hasta él a la caída de la tarde, cuando el sol se esconde tras la Vega, y contemplar la llegada de la noche y cómo se encienden las luces de la Alhambra y la ciudad. Con un poco de suerte escucharemos el flamenco de alguna cercaba zambra, la célebre fiesta gitana. 

El Dornajo

La carretera que une Granada con Sierra Nevada está considerada la más alta de Europa. Es serpenteante, curva, pero de una belleza inenarrable frente a los miradores que se abren antes de coronarla y llegar hasta la estación de invierno de Sierra Nevada. Las montañas más altas de la península están tapizadas aún de nieve. No es necesario subir hasta ellas. Basta con disfrutar de una exultante primavera en El Dornajo, un centro de interpretación y punto de partida de algunas rutas a pie o en bicicleta de montaña por estas áreas protegidas. 

Sierra de Huétor

Soyazur / ISTOCK

Es uno de los espacios naturales protegidos más desconocidos de Andalucía y está próximo a la capital. Lo mejor es penetrar a él por la localidad de Huétor-Santillán, entre Víznar y la cercana localidad de Beas de Granada. Una carretera parte en dos el parque y deja a un lado del paraje de El Molinillo. Hay decenas de caminos bien señalizados para adentrarse a pie por el interior de un parque que ha estallado de verdor esta primavera. Hay un permanente olor a flores silvestres y hierbas medicinales en mitad de una masa de pinar única en Granada. 

Cueva de las Ventanas

Es una de las mayores rarezas geológicas que encierra la provincia de Granada. La cueva de las Ventanas se halla en el municipio de Píñar, al norte de la capital, a los pies de la Sierra Arana. Los alrededores están salpicados por numerosas cavidades formadas en la roca. Una de ellas es la Cueva de las Ventanas que recibe este nombre por presentar tres bocas de acceso. Visitarla es realizar una inmersión a un mundo en el que el hombre no era más que un habitante más del planeta, en equilibrio con el resto de las especies y donde aún no había desarrollado su plena inteligencia.

Puerto de la Ragua

El puerto de la Ragua es un mirador al interior escarpado de la sierra y al exterior abierto del Mediterráneo. Es la entrada más desconocida de Sierra Nevada. Comunica el Marquesado del Zenete con la comarca de las Alpujarras. Línea divisoria entre las provincias de Almería y Granada, su cota la hace perfecta para practicar deportes como el esquí de fondo, cada vez más demandado por los visitantes de invierno. Un centro de interpretación, un refugio y un restaurante invitan por su parte a la caminata en alguno de los circuitos señalizados en sus 16 kilómetros.

Montefrío

fisfra / ISTOCK

Una figura geométrica de quebradas aristas, envalentonados vértices, severas líneas y dramáticos cuerpos enlazados por inexplicables leyes físicas. Montefrío es pura geometría. No caben vacilaciones: Montefrío es uno de los pueblos más bellos de España, más evocadores y románticos de cuantos el caminante ha conocido en su vasto peregrinaje. Lo primero que se vislumbra es el peñón. En él, desde mediados del XVI, se asienta la iglesia de la Villa. El castillo moro y su ciudadela está hoy tapizado por un denso pinar que baja hasta las llanezas. Este abultado pliegue, esta ola rocosa, es visible desde cualquier calleja del pueblo.