Se desvela el secreto de Stonenhenge

Muchas han sido las especulaciones sobre el significado de las piedras de Stonenhege, en Iglaterra. Por fin se devela la incógnita de la que tanto se ha hablado.

Foto: Phil Norton/LOOP IMAGES/Loop Images/Corbis

Ha sido la Universidad de Birmingham en colaboración con el Instituto austriaco Ludwig Boltzmann quienes han realizado los estudios pertinentes para desvelar un misterio que ha tenido en vilo a la humanidad desde hace siglos: el significado de las piedras de Stonenhenge.

"Stonehenge Hidden Landscape Project" es el nombre del proyecto que comenzó en 2010 y que ha revelado cientos de nuevas características del yacimiento de Stonenhenge y que revelan que los monolitos forman parte de un gran complejo litúrgico.

Así, se han descubierto 17 nuevos monumentos de pequeño y mediano tamaño donde se celebraran rituales y docenas de túmulos entre los que se encuentran los restos de una edificación de madera donde se cree que se preparaba a los difuntos antes de ser enterrados realizando trabajos de desmembramientos y descarnándolos.

Pero, sin duda, el hallazgo más llamativo ha sido el del Muro de Durrington que se cree que, una fase temprana, estaba flanqueado por una fila de unas 60 columnas de piedra de más de tres metros de alto. Esta muralla es la más larga de su tipo en el mundo con una circunferencia de más de 1,5 km.

Además, de estos hallazgos se han encontrado "dos grandes pozos socavadosen coordinación con el solsticio del verano, uno con el amanecer y el segundo con el anochecer", tal y como informa El Mundo en su web. "Estos agujeros, que podrían haber soportado elevados tótems de piedra, se han localizado dentro del Cursus, una superficie rectangular de tres 3 kilómetros de largo y cien metros de ancho, levantada al norte de Stonehenge en una fase anterior a las mismas piedras".

La tecnología utilizada para estos hallazgos es novedosa y única en el mundo de los yacimientos arqueológicos. El profesor Wolfgang Neubauer, director del Instituto Ludwig Boltzmann, ha afirmado que "el desarrollo de métodos no invasivos para documentar el patrimonio cultural es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo y sólo puede lograrse mediante la adaptación de la última tecnología, tales como radares de penetración terrestres y magnetómetros de alta resolución".