San Juan de Gaztelugatxe, o el sabor agridulce que deja 'Juego de tronos'

Un lugar que ya era de leyenda antes de que se rodara allí la mítica serie.... para bien, y para no tan bien

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Mimadeo / ISTOCK

Aunque desde tiempo inmemorial este enclave fue concebido como uno de los lugares con más mística del planeta, tuvo que llegar Juego de Tronos para situarlo en el mapa y convertirlo en todo un foco de peregrinaje para los amantes de esta fantasía medieval aderezada de drama, intriga y aventuras.

San juan de Gaztelugatxe, País Vasco | Mimadeo / ISTOCK

La serie, que colocó en este saliente de la costa de Bizkaia el castillo de Daynelis, mostró al mundo la belleza casi irreal de este rincón emplazado entre Bermeo y Bakio. Un islote en forma de cono, unido a tierra firme por un puente de piedra de tres arcos que deja paso a los 241 escalones que hay que ascender para alcanzar la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, dedicada a San Juan Bautista en un auténtico castillo de roca (que es lo que significa el nombre en euskera).

Morir de éxito

Pero con estas imágenes épicas de Rocadragón, las exitosas entregas de HBO también destaparon la caja de los truenos. Este recoleto paraje situado en un un istmo diminuto que parece fundirse con el Cantábrico llegó a peligrar ante la avalancha de hordas de turistas que se acercaron a conocerlo. Para hacernos una idea, en la temporada estival de 2019 se registraron 322.813 visitas.

vvvita / ISTOCK

El problema se agravó cuando algunos de estos visitantes decidieron llevarse de recuerdo las piedras de las escaleras. Y cuando la costumbre de tocar tres veces la campana para pedir un deseo perturbó de manera considerable la paz y el silencio del lugar.

underworld111 / ISTOCK

Afortunadamente, la situación ha mejorado de manera considerable. No sólo han sido los tristes efectos de la pandemia, que ha hecho que el turismo se desplome, sino también el control de las visitas por parte de las autoridades. La Diputación Foral de Bizkaia ha definido un sistema de tickets gratuitos, que han de solicitarse en ciertas fechas señaladas (festivos, puentes y días de verano) para respetar los aforos.

San Juan de Gaztelugatxe, País Vasco | Sergey Peterman / ISTOCK

Innegable mística

De esta manera, vuelve a ser todo un placer descubrir esta joya codiciada por piratas como Francis Drake y sobre la que penden decenas de leyendas. Como la que hace de este lugar un punto sagrado para los pescadores, que conservan la costumbre de dar tres vueltas a su alrededor cuando salen y regresan de sus faenas. O como la que dice que rezar en su ermita ayuda a las mujeres que sufren problemas de fertilidad.  

San Juan de Gaztelugatxe, País Vasco | Eloi_Omella / ISTOCK

A esta ermita, erigida en el siglo IX y convertida después en un convento el abandono de los monjes, también cuentan que San Juan Bautista realizó la hazaña de subir con tan solo dos largos pasos. Su huella permanece al final de la escalinata para que los vivitantes poseen el pie.

Un momento único

Leyendas aparte, nada resulta más mágico que contemplar San Juan de Gaztelugatxe desde el mirador que se asoma al acantilado, para después ascender por el estrecho sendero que serpentea por el risco como si se tratara de un hilo que lo enloza con el islote. Lo mejor es llegar a la cima a la hora del atardecer para disfrutar del batir de las olas bajo una luz anaranjada.

San Juan de Gaztelugatxe, País Vasco | Mimadeo / ISTOCK

También se puede hacer una excursión en barco desde Bermeo para contemplarlo desde otra perspectiva. Y, ya de paso, lo suyo es alargar la travesía hasta las playas de la desembocadura de la ría de Urdaibai, que es Reserva de la Biosfera de la Unesco.