Sagres, el secreto mejor guardado del Algarve

Imagina un pueblo blanco azotado por el viento y el mar, con playas increíbles y todavía auténtico, no corrompido por el turismo de masas y en donde podrás saborear la lentitud y toda la esencia portuguesa.  Estamos hablando de Sagres en el extremo sur del Algarve, lo que se ha llamado la Costa Vicentina y que esconde algunas de las mejores playas del litoral y es un paraíso surfero.

Redacción Viajar
 | 
Foto: gui00878
Playa de Mareta, en Sagres | vuk8691

En el pueblo de Sagres, en el concejo de Vila do Bispo todo pasa despacio. Esta localidad portuguesa, pegada casi al Cabo de San Vicente, permanece intacta a las masas de turistas que ya pueblan otras zonas del Algarve.  Es todavía un lugar auténtico que pese a todo, tiene, en el mismo pueblo, o a pocos kilómetros de distancia algunas de las playas más espectaculares del Algarve. ¿El problema? No nos engañemos, suele hacer viento y no es precisamente un destino en el que achicharrarse de calor en la playa. Es zona de acantilados salvajes, batida por el mar y el viento. Esa es la razón de que sea haya convertido en un paraíso surfero, sobre todo algunas localidades como las playas de Tonel o Martinhal, o los pueblos cercanos de Carrapateira y Odeceixe. 

Fortaleza de Sagres | johncopland

En Sagres no hay mucho que ver, y ahí reside justamente el quid de la cuestión: es un pueblo tranquilo de apenas 200 habitantes en el que destaca la preciosa Fortaleza, que se puede visitar y que ofrece una de las mejores vistas sobre el Atlántico y los acantilados. El pueblo también tiene una playa que, sin ser la mejor de la zona, es igualmente espectacular. Tiene además la ventaja de estar a muy pocos kilómetros del  Cabo de San Vicente, un lugar realmente increíble de altísimos acantilados, desde los que, si el tiempo lo permite, se pueden ver preciosos atardeceres. El Cabo es muy frecuentado por los turistas, que, a menudo van allí directamente a disfrutar de la puesta de sol desde otras poblaciones cercanas como Lagos.

Imagen del Cabo de San Vicente al atardecer | cmspic

Otra de las ventajas de quedarse en Sagres son sus espectaculares playas, sobre las que destacan tres: Mareta, Tonel y Beliche, las tres de arena dorada y fina y que nunca parecen estar llenas, ni siquiera en pleno verano.

Playa de Mareta

Está en el mismo pueblo y es por tanto, la más resguardada de las tres. El agua es clara y transparente pero, eso sí, está helada, como en todo el Algarve. Desde ella se tienen vistas de la Fortaleza y de los acantilados del Cabo.

Playa de Sagres | Krzysztof Basel

Playa Tonel

Una de las playas más famosas para surfear en todo Portugal. Está a la salida del pueblo en dirección al Cabo San Vicente y está bastante "escondida", Por su orientación, es la que  más expuesta está de la zona, por lo que es ventosa y con enormes olas y mucha corriente, y siempre llena de surferos, a cualquier hora del día.

Playa Tonel, otra de las mejores playas de Sagres | gui00878

Playa de Beliche

Está también a pocos kilómetros del pueblo, en dirección al Cabo de San Vicente. La playa cae "a pique" así que para acceder hay que bajar una larga fila de escalones. Una vez allí, el panorama es espectacular por lo claras y transparentes de sus aguas y los altos acantilados. Tiene un chiringuito donde comer y desde donde se divisa toda la playa y también una zona nudista

La espectacular playa de Beliche, una de las más bonitas | vuk8691

Y no nos olvidemos de la comida, claro. En Sagres hay pocos restaurantes pero en todos se come estupendamente. Precisamente, la gastronomía del Algarve es conocida como una de las mejores del país como sus cataplanas y sus exquisitos pescados frescos que se suelen preparar a la brasa en parrillas improvisadas muchas veces en el exterior de los restaurantes. Tampoco es posible prescindir de la cerveza Sagres (como no) una de las mejores de Portugal y que tiene su origen aquí.