Rutas micológicas por España

La mejor época del año para la recolección de setas es el otoño. Durante el mes de octubre se organizan rutas y actividades micológicas en las zonas boscosas de la Península Ibérica. De Cataluña a Huelva, pasando por los pinares de Soria, nuestra geografía esconde ricos manjares para los gourmets más sibaritas como boletus, oronjas o bolas de nieve.

Fátima Plata y Eva Blanco

Truficultura en los montes de la villa oscense de Ayerbe
El Ayuntamiento de Ayerbe, en Huesca, tiene un programa micológico muy completo en octubre. Las Jornadas Micológicas, que este año hacen especial hincapié en la truficultura, tienen lugar los días 24, 25 y 26 de octubre. El viernes 24 se realiza una charla con expertos micólogos. El sábado por la mañana hay una salida al monte donde se efectúa la recolección de setas para después, el domingo, exponerlas y celebrar un concurso de centros decorativos. Asimismo, del 11 de octubre al 16 de noviembre, todos los sábados y domingos se harán salidas al monte en grupos acompañados por Antonio Palazón, que dirige el Punto de Información Micológica. El hotel Villa de Ayerbe (www.hotelayerbe.com) es una buena opción de alojamiento. El precio por noche en habitación doble es de 64 € (sólo alojamiento).
www.reinodelosmallos.com

Setas de calidad en La Manchuela conquense
Si uno no es un experto micológico y prefiere ir sobre seguro, la mejor opción es Villanueva de la Jara, en la provincia de Cuenca. Esta localidad es la capital española del champiñón. En su comarca, La Manchuela, nacen la mitad de los champiñones que se producen en España. En los restaurantes de la Jara -de los que Los Arcos o Casa Merce son los más reconocidos- nunca faltan las setas, aunque sean de cultivo. Liberados de la necesidad de buscarlas pero con su degustación garantizada, la localidad ofrece al visitante diversas posibilidades otoñales, como las excursiones a los ríos Júcar (a 12 kilómetros) y Cabriel (a 35 kilómetros). Por las hoces del primero, tan sólo accesibles a pie, no resulta difícil encontrarse con especies animales como el halcón peregrino, el jabalí, el zorro y las avutardas -la zona tiene el mayor núcleo de población de estas aves en Europa-. En el corredor fluvial del Jardiel se puede disfrutar de un escarpado paisaje con tramos espectaculares. En la localidad de Villanueva de la Jara hay casas rurales como Las Aldabas (www.lasaldabas.com), enclavada a la salida del pueblo y con 16 amplias habitaciones, de las que cinco son apartamentos. Distribuidas alrededor de un patio con pozo, sus precios en otoño parten desde 50 € (sólo alojamiento).
villanuevadelajara.com

Aracena, el paraíso de la oronja y los gurumelos
Las temperaturas suaves y las frecuentes lluvias convierten a la sierra de Aracena (Huelva) en un paraíso para los aficionados a las setas durante casi todo el año, especialmente en los meses de otoño. Castañares, encinares, alcornocales, jarales, pinares y rebollares abrigan con generosidad a los rebozuelos, tentullones, gurumelos y níscalos. El hongo más significativo de esta comarca onubense no es ninguna de estas pródigas especies sino la oronja o tana, muy característica de la zona y de aparición caprichosa. La Sociedad Micológica Amanita organiza a mediados de noviembre las Jornadas Micológicas de Aracena, con salidas al campo, exposiciones y un premio al hallazgo de la seta más singular. Se puede pedir información en la oficina de turismo rural de Aracena (959 128 206). La zona cuenta con una buena variedad de fincas señoriales transformadas en hoteles rurales. Se puede elegir un fin de semana a la inglesa -los propietarios son británicos- en una de las cuatro habitaciones de Finca Buenvino (www.fincabuenvino.com), una mansión que dispone de 70 hectáreas de alcornocales y castaños donde a buen seguro encontraremos setas. Habitación doble, desde 125 €.
www.sierradearacena.net