¿Cuál fue la verdadera ruta de los Reyes Magos?

Un viaje a través del tiempo por un incierto trayecto del que lo único claro es que parte de Oriente 

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Rawpixel / ISTOCK

La historia es harto conocida: unos reyes llegados de Oriente y con conocimientos en astronomía emprenden un largo viaje, siguiendo el rumbo de una estrella, con el fin de adorar al rey de los judíos que acaba de nacer en Belén. Con ellos portan oro, incienso y mirra como ofrenda a este Niño Jesús.

Lisa Thornberg / ISTOCK

Así comienza una tradición que tiene lugar cada año, en la noche del 5 al 6 de enero, cuando Melchor, Gaspar y Baltasar llegan desde muy lejos cargados de regalos para todos los niños del mundo. Un viaje asombroso que convierte a esta fecha en el acontecimiento más esperado por los pequeños… y los no tanto.

Dudas al respecto

Pero ¿de dónde vienen, realmente, los Reyes Magos? ¿Cuántos miles de kilómetros recorren para que a ningún menor le falte la recompensa por haberse portado bien?

Pues diremos que, en este sentido, los datos son más brumosos de lo que cabe imaginar. Y que, aunque son muchos los estudios empeñados en arrojar luz, no hay unanimidad a la hora de una versión definitiva. Es más, existen diversas hipótesis acerca de la ruta que emprendieron estos misteriosos personajes.  

El incienso como guía

Hay quien dice que este recorrido seguía los pasos de un producto muy demandado en aquella época: el olíbano (más conocido como incienso) que simboliza al Espíritu Santo y que precisamente llevaron al Niño porque era un presente para Jesús como Dios (de la misma manera en que el oro era un regalo para Jesús como Rey y la mirra era un regalo para Jesús como hombre).

Yemen | Kilinson / ISTOCK

El caso es que, según esta versión, los Reyes Magos siguieron la ruta que unía Egipto con la India. Supuestamente, habrían partido de la ciudad de Hadramut (en lo que hoy es Yemen), para iniciar recorrido hacia Belén atravesando la península Arábiga.

Diversas teorías

Para otros la teoría correcta es la que sitúa el viaje en la antigua Persia, que hoy se conoce como Irán. Y las razones para esta afirmación se basan en la descripción de sus fastuosos trajes, ataviados con muchos ornamentos, que remiten a esta parte del mundo como punto de partida. De esta manera, las tres figuras habrían cruzado Irak, Siria, Líbano y Palestina en un largo trayecto de dos mil kilómetros.

Irán, Persia | Lukas Bischoff / ISTOCK

Menos aceptación tiene la elucubración de que fue Sheba el punto de arranque. Esta región, ubicada en el suroeste de Arabia, aparece en el Antiguo Testamento como una referencia difusa.

Babilonia como ganadora

Con todo, hay quienes apuntan a que la ruta definitiva de los Reyes Magos se enmarca en los parajes de Babilonia. La que fuera una antigua ciudad de la Baja Mesopotamia situada cerca de la ciudad actual de Hilla, hoy perteneciente a Irak, y a 110 kilómetros al sur de Bagdad, sería el origen de la hipótesis tal vez más defendida.

Hilla, Irak | HomoCosmicos / ISTOCK

En este caso, se trataría de un hermoso recorrido que parte desde Faluja hacia los bordes del río Éufrates, continúa por Tadmur, Damasco, Dar´a, Amán y Jerusalén, y concluye finalmente en Belén. Eso sí, hay que aclarar que esta tesis se apoya en una antigua moneda encontrada, en la que figuraba grabada la legendaria estrella que guio los pasos de esta ruta.

Sea cual sea el itinerario original, lo cierto es que el viaje de Melchor, Gaspar y Baltasar sigue siendo mágico y misterioso. Pero nada que impida que se lleve a cabo cada año para que a ningún niño le falte su regalo.