Ruta imprescindible por Dubrovnik

La ciudad croata de Dubrovnik es una de la más visitadas por los turistas y por eso os dejamos algunos de los lugares de la ciudad que nadie se puede perder.

Foto: Stuart Westmorland/Corbis

Dubrovnik se encuentra en medio de la denominada Costa Dálmata, la región que va desde la Península de Istria hasta Albania. Esta zona durante siglos fue muy disputada, llegando a pertenecer a la ciudad-estado de Venecia durante un tiempo. También fue zona de piratas y protagonista de invasiones eslavas, ávaras y romanas. Es por esto por lo que Dubrovnik es una ciudad amurallada repleta de fortificaciones defensivas.

La muralla de Dubrovnik data de la Edad Media y es una de las mejores conservadas de Europa ya que se conserva casi intacta. De hecho, es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco junto con el casco antiguo de Dubrovnik que se encuentra dentro de los muros de la ciudad. La muralla cuenta exactamente con1.940 metros de longitud que forman parte del inevitable paseo del visitante por la ciudad. Desde lo alto de la misma se puede disfrutar de una espectacular vista sobre los palacios, jardines y tejados del centro histórico de la ciudad, así como la magníficaIsla de Lokrum.

Una vez se baja de la muralla, el casco antiguo de Dubrovnik ofrece un paseo de unas dos horas en las que descubrir lugares mágicos como la fuente de Onofrio al oeste de la zona amurallada o la plaza de Luza con la columna de Orlando al este. Esta columna es un símbolo de la libertad de la ciudad y típico lugar de encuentro para los oriundos.

En los alrededores de la plaza de Luza se ubican importantes edificio como elPalacio del Rector o elpalacio Sponza, dos de las edificaciones más bellas de la ciudad construidas entre los siglo XV y XVI en una mezcla de estilos gótico y renacentistas.

La Iglesia de San Blas, patrón de Dubrovnik, y laCatedral de la Asunción de Nuestra Señora son, quizá, las dos iglesias de imprescindible visita dentro del caco antiguo de la ciudad. Ambas son de estilo barroco y están altamente ornamentadas.

Ylo que nadie debe hacer es abandonar el casco antiguo de Dubrovnik sin visita la calle de Stradun. Esta calle está repleta de bares y cafés con terraza en la que hacer una parada para coger fuerzas para seguir paseando por la ciudad.

// Outbrain