Ruta en coche por el «ombligo» de Portugal

Termas, castillos, paisajes de cuento y el insólito «ombligo» de Portugal

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Cro Magnon / ALAMY

Al otro lado de la frontera española, en el vecino Portugal, una extensa área de la Región Centro y, más concretamente, del distrito de Guarda, cobija uno de los espacios naturales más bellos de todo el país luso, en torno al que se asientan una serie de municipios que guardan todo el encanto y la esencia de los «aires de Portugal», como se expresa poéticamente en algunos fados.

LuisPortugal / ISTOCK

En una franja horizontal que podrían delimitar Salamanca y Plasencia y encaminándonos hacia el oeste, la Sierra de la Estrella ocupa un lugar central dentro de Portugal. Este sensacional Parque Natural no sólo nos recompensa la visita ofreciéndonos el punto de mayor altitud de todo el territorio luso continental, sino que además nos regala un punto sorprendente y poco conocido que bien podríamos considerar el «ombligo» de este país: el Covão dos Conchos.

Celli07 / ALAMY

Un insólito agujero que pareciera llevar hasta el fondo de la Tierra

El Parque Natural de Sierra de la Estrella tiene una riqueza lacustre increíble. 25 lagos reflejan esta abundancia y constatan la naturaleza de la sierra, puesto que muchas de las presencias de agua están asociadas a rupturas de fallas en las mesetas que dominan los paisajes de este vasto territorio conservado – es el área protegida más grande de todo Portugal -.

Susana Luzir / ISTOCK

Uno de esos depósitos de agua dulce – el de mayor entidad – es el Lago Comprida. Como su propio nombre indica, «comprida», se trata de una superficie alargada dominada por la presa Marqués da Silva y el complejo hidroeléctrico contiguo, situada a una altitud de 1595 metros. 

zodebala / ISTOCK

Muy cerca de allí, otro pequeño lago – el Lago de la Sierra de Estrella - esconde entre sus bordes un inquietante agujero de casi cinco metros de ancho y 48 metros de circunferencia por el que se vierten hacia el interior de la tierra millones de litros anualmente. Las aguas, que parecieran precipitarse hacia el abismo, en realidad conectan con un túnel subterráneo de kilómetro y medio que las transporta como si de un desagüe se tratara hasta el complejo.

Celli07 / ALAMY

Esta curiosa abertura construida en 1955, llamada «Covão dos Conchos», crea un efecto visual espectacular mientras perturba con su caída el silencio reinante en los alrededores. Lo más recomendable para llegar hasta él es estacionar el coche junto a la presa y tomar a pie uno de los caminos que conducen hasta este inusitado orificio.

Cro Magnon / ALAMY

Más sorpresas en el Parque Natural

Aunque no muy conocido en España, el Parque Natural de Sierra de la Estrella es un espacio protegido sublime. El Alto da Torre es el punto más elevado tanto del parque como de Portugal continental – sólo superado por otra montaña en las Islas Azores -. Este hecho lo marca un hito en forma de torre a sus 1993 metros de altitud, con la particularidad de que es posible llegar por carretera asfaltada hasta la misma cumbre. Junto a este punto se extiende una estación de esquí y en las inmediaciones es posible adquirir productos típicos de la zona como el Queso Sierra de la Estrella, una Denominación de Origen Protegida.

ManOnTheGo / ISTOCK

A los pies de ella, según pasamos con el coche por la N-339, no hay que olvidar hacer una breve parada en el camino para contemplar la curiosa escultura de Nuestra Señora de la Buena Estrella, que se encuentra esculpida en la misma roca al final de unas escaleras. Muy cerca de este punto, junto al nacimiento del río Zêzere, es imprescindible un alto en el camino para apreciar una de las visiones más bella de todo el parque, el Covão d’Ametade, un paraje envidiable.

ZImages / ALAMY

No muy lejos de allí, al otro lado del Alto da Torre hacia el oeste, la playa fluvial de Loriga es otro de los puntos que hay que conocer. Si el tiempo y la época nos lo permiten, el baño está asegurado; mientras, en los meses más fríos, merece la pena acercarse sólo por admirar la preciosa estampa de este coqueto espacio.

Al norte de todos ellos, el pueblo de Manteigas es un excelente punto de partida para lanzarse a realizar un buen número de rutas senderistas; una de ellas nos adentra a lo largo del valle glaciar del río Zêzere – el más grande de Europa, con 13 kilómetros -, donde podremos disfrutar de paisajes de montaña genuinos y, si tenemos suerte, la estación otoñal nos ofrecerá bonitas escenas.

LuisPortugal / ISTOCK

Otra de las rutas nos transporta hasta el conocido Pozo del Infierno, donde una hermosa cascada y varios miradores para poder observarla nos esperan al final del trayecto. Desde Manteigas, tomando la carretera N-232 en dirección a Aldeias, a mitad de camino nos toparemos a un margen de la vía con la sobresaliente Cabeza do Velho, una famosa roca con forma de rostro y nariz prominente que nos dará una nota cómica a nuestra ruta.

ribeiroantonio / ISTOCK

Al margen de la naturaleza, el Parque Natural y los alrededores - ya fuera de sus límites -, ocultan toda una serie de castillos fascinantes. El de Linhares da Beira, Belmonte, Sabugal o Sortelha son los más destacados. Por último, qué mejor que acompañar la ruta con un merecido descanso en una estación termal. En plena Sierra de la Estrella, junto a la villa de Caldas de Manteigas, las surgencias de aguas medicinales han dado lugar a un maravilloso complejo que nos dejará con el mejor sabor de boca de nuestra visita a la zona del «ombligo» de Portugal.

Celli07 / ISTOCK