La ruta del Califato, 7 joyas de las Mil y una noches

Seguir los pasos del Califato de Córdoba y descubrir hasta donde llegó su influencia es revivir las Mil y una noches. La ruta del Califato es un viaje por el esplendor cultural de la España árabe.

Irene González
 | 
Foto: prognone / ISTOCK

La ruta del Califato y sus fortalezas, templos, edificios arquitectónicos y objetos de artesanía descubre la magia de los lugares donde el Califato de Córdoba extendió su influencia. Es un recorrido que une dos obras cumbre del arte andalusí, la Mezquita de Córdoba y la Alhambra de Granada. Dos grandiosos monumentos, declarados Patrimonio Mundial, que ejemplifican el esplendor cultural de al-Ándalus. Desde Córdoba hasta Granada, la ruta del Califato recorre unos 200 kilómetros con los paisajes de las Sierras Subbéticas como telón de fondo.

Castillos, fortalezas, minaretes, murallas, acequias, callejas, mármoles, baños y todo un complejo urbanístico y arquitectónico muestran una cultura que es parte del patrimonio mundial.

Córdoba era el centro del califato, tierra nazarí que hoy en día sigue mostrando las maravillas de una cultura excepcional. El paseo por el casco histórico, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, muestra la arquitectura más rica del mundo. El Alcázar de los Reyes Cristianos y sus bellos jardines, las estrechas calles de la Judería, la Sinagoga con sus yeserías, el Palacio de Viana, la Posada del Potro, el Convento de la Merced, la Torre de la Calahorra o el puente y el templo romanos. Es un camino con lugares de especial encanto como la Calleja de las Flores o la Plaza de la Corredera. Aunque su joya es la Mezquita, un templo de ensueño que, en pleno casco histórico, fue construido por el emir Abderramán I en el 785 sobre los restos de una antigua iglesia visigoda. Entre su decoración de mosaico bizantino y mármoles labrados, el tiempo se detiene, gracias a tanta belleza. Su mihrab es uno de los más importantes del mundo musulmán.

Ésta es una ruta que conserva algunos de los monumentos islámicos más importantes de todo Occidente. Es un recorrido que habla de flores, fuentes, agua, y rincones y palacios, como el de Medina Azahara, que embelesan. De Córdoba hasta Granada se suceden las fortalezas y murallas, ya que fue uno de los dominios califales más prósperos de Occidente de su época, tan solo comparables con Bagdad y Bizancio. Al final de la ruta del Califato, espera la Alhambra de Granada, pero esa, es otra historia.

// Outbrain