La rotonda más grande de Europa está en Extremadura... y es una montaña

En el Cerro de Masatrigo, Badajoz, se encuentra la rotonda más grande y bonita de Europa con 1,3 kilómetros de longitud. Este capricho geológico, rodeado de agua por todas partes y con unas vistas espectaculares, es considerado, además, el sexto Monumento Natural de Extremadura.

Marina Pérez
 | 
Foto: Turismo extremadura

Bañada por las aguas del Embalse de la Serena y rodeada por una carretera de una sola dirección, se levanta esta joya extremeña considerada como uno de los rincones más espléndidos de Extremadura. En Esparragosa de Lares, al paso por el río Zújar, está el Cerro de Masatrigo con 400 metros de altitud y unas vistas panorámicas incomparables. También conocida como la Montaña Mágica, este prodigio de la naturaleza, se ha convertido en una formación geológica digna de admirar. La perfecta forma cónica que la esculpe y la singularidad de tener una carretera que la rodee, hacen que este pequeño rincón pacense se convierta en el sexto Monumento Natural de Extremadura.

Rotonda más grande de Europa
El cerro de Mesatrigo rodeado por las aguas del Embalse de la Serena. | Turismo extremadura

Un encanto natural

La belleza que inspiran las tierras extremeñas, concretamente las de este pequeño pueblo de Badajoz llamado Esparragosa de Lares con tan solo 883 habitantes, son infinitas y conocidas más allá de las fronteras del país. Y es que, esta singular rotonda hecha montaña o viceversa, se consagra especial no solo por su particularidad paisajística y su enclave natural, sino también por estar rodeada por uno de los embalses más grandes del continente. Sus 1.3 km de longitud, sirven de conexión entre las localidades de Esparragosa de Lares y Cabeza del Rey, y sus espléndidas vistas han sido escenario para anuncios de coches y para la popular Vuelta Ciclista a España.

Pero además de poder descubrir este rincón de la naturaleza en coche o cualquier vehículo, recorriendo el asfalto circular de su rotonda, también es posible acceder a su cima para contemplar la belleza que cubre a todas las tierras extremeñas a través de diferentes rutas de senderismo, una circular de 2,5 km y otra de subida directa. Un paisaje bañado por el verde y naranja de las dehesas extremeñas y mezclado con el azul de las aguas dulces del pantano, se ensalza ante nuestros ojos al llegar a la cima. 

¿ Por qué es considerada una montaña mágica?

Considerado un hito paisajístico, este tesoro extremeño, destaca por su flora y por su fauna, al estar incluido en la Red Natura 2000 y es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y por ser un referente histórico único al haber albergado, según algunos historiadores, una fortaleza árabe en la cercana Sierra de Lares, lo que lo bautizaría como una montaña mágica. 

La particularidad de su formación y la historia que alberga, harán que se convertirá en breve en un Monumento Natural de la provincia de Extremadura. Debido a la importancia de su enclave paisajístico y la peculiar rotonda que circunvala a al cerro Mesatrigo, llegará a alcanzar una protección especial para mantener su conservación e integridad natural y ayudará a dar voz a las pequeñas comarcas extremeñas no tan conocidas que lo rodean.