Rojos, amarillos y negros: pueblos de la Sierra de Ayllón

Irene González
 | 
Foto: Wikicommons

Nada más apetecible en los días calurosos que una escapada a la segoviana Sierra de Ayllón para disfrutar de sus coloridas poblaciones. Los que os mostramos ahora son 8 pueblos con una singular arquitectura popular que sorprende por el color de sus casas. Su escasa población, que se incrementa los fines de semana y durante las vacaciones, ha conservado escrupulosamente la tradición arquitectónica de sus ancestros. De color rojo, amarillo y negro, estos pueblos se han conformado por la utilización de materiales que se encuentran en la zona, tiñendo con sugerentes matices su paisaje urbano.

Esta ruta que ahora os proponemos transcurre por quizá algunas de las poblaciones menos conocidas de Segovia pero no por ellos menos encantadoras. Alquité y su robledal, Martín Muñoz de Ayllón y sus casas amarillas, y Villacorta y el llamativo color rojo de sus calles, e incluso el suelo, dan comienzo a esta curiosa ruta de los colores. Como si de un arcoiris se tratara, continuamos el camino por la antigua villa minera de Becerril, para seguir hacia la Madriguera, la niña bonita de la ruta de un color rojo sorprendente. Las tres últimas localidades lo conforman El Negredo, que toma el nombre del color de sus tejados; Serracín, también un pueblo negro con la curiosidad de que está casi despoblado, y El Muyo, donde finalizamos la ruta y admiramos cómo el negro de sus tejados contrasta con el rojo de los muros de su iglesia.

Pero antes de empezar, la ruta bien merece un alto en Riaza una villa serrana de origen medieval, a medio camino entre Segovia y Soria. Su plaza mayor tiene un encanto especial por sus soportales medievales, sus bellos balcones, casi siempre cuajados de flores, las antiguas fachadas de sus tiendas, y la Casa Consistorial, del  XVII, con su singular torre campanario de hierro forjado. De Riaza hacia la Ermita de Hontanares, donde los lugareños se aprovisionan de la famosa agua de su manantial por sus excelentes propiedades. ¡Comenzamos!

 

// Outbrain