Riviera Maya: el destino que lo tiene todo

Los dioses de los mayas debían ser muy generosos. Los indios fueron bendecidos con las playas caribeñas más transparentes que se pueden concebir, una naturaleza fértil e inacabable, una barrera de coral en la que nunca faltaban los peces y una red de ríos subterráneos frescos y silenciosos.

Rafael de Rojas

E s fácil entender por qué la Riviera Maya se solicita tanto para la luna de miel. Su oferta abarca a quien busca confort y a quien prefiere aventura, a los que se pasarían las vacaciones en la playa y a los que necesitan movimiento, sea cultural o nocturno. Resuelto este primer dilema conyugal, quienes se deciden por la más transparente de las costas mexicanas cuentan con ciudades llenas de servicios, como Cancún o Playa del Carmen. Tienen cientos de kilómetros de arenales finos donde descansar, sobre todo al sur de Tulum, donde no hay edificaciones y sí una contagiosa atmósfera entre mística y laxa. Y cuentan con las grandes ciudades mayas, como la majestuosa Chichén Itzá o la encantadora Tulum, con su propia playa. Adentrándose en Yucatán están las ciudades coloniales, como la fascinante Mérida. Nobeltours propone un programa que lo engloba todo (México DF, Yucatán y Riviera Maya). Son 12 días con mucho tiempo libre desde 1.844 €.
www.nobeltours.es