Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, Patrimonio Mundial de la Humanidad

Con la declaración de Risco Caído y las montañas sagradas de Gran Canaria como patrimonio Mundial, ya son 48 bienes los que atesora España con la máxima calificación de la Unesco

Redacción Viajar
 | 
Foto: stock_colors
Cielo estrellado en Bentayga | Unesco/ Nacho González

Risco Caído, en el corazón de Gran Canaria, es a menudo ignorado por los turistas que van a la isla más buscando sol y playas que las huellas de las culturas isleñas primitivas que habitaban estas ancestrales cuevas y montañas. La Unesco ha reconocido este año la zona como patrimonio mundial "cultural". Se trata de 18.000 hectáreas abrigadas por la impresionante Caldera de Tejeda, con más de 1.500 cuevas y estanques, salpicadas con necrópolis, inscripciones bereberes, curiosas construcciones verticales y la mayor concentración del mundo de triángulos públicos rupestres.

Risco Caído ha sido reconocido por la Unesco por ser  la mayor manifestación troglodita insular del planeta, con sus increíbles construcciones verticales que son únicas en el mundo y que sirvieron de moradas para unos pueblos que permanecieron aislados a lo largo de 1.500 años. Estos pueblos primitivos tenían además una cultura firmemente arraigada en su relación con el firmamento.

Roque Bentayga, con el pico del Teide en el horizonte | MCS-Photography

Se trata del primer bien de la lista de la Unesco que representa la cultura bereber norteafricana, previa a la llegada del islamismo, y la única desarrollada en una isla. De hecho tanto Rapanuí en el Pacífico como ahora Gran Canaria, en el Atlántico, son las dos representaciones más genuinas de las antiguas culturas insulares desaparecidas en el mundo. 

A todos estos vestigios y restos de una cultura primitiva se le une el espectacular y desolador paisaje, resultante del desplome del volcán de Roque Nublo.