Reservas de la Biosfera: 50 años de vida natural protegida

El programa MaB de la Unesco celebra su 50 aniversario este 2021. Fue el que propuso esa visión inédita de la relación entre sociedad y naturaleza que ahora llamamos desarrollo sostenible. Lo hizo a través de la designación de Reservas de la Biosfera, con España como líder mundial

María Escribano
 | 
Foto: Javier Sánchez Martínez

Un laboratorio al aire libre para el desarrollo sostenible, así definen desde la Unesco a cada reserva de la biosfera que llevan nombrando desde los años 70 a través del programa El hombre y la biosfera (MAB, Man and the Biosphere). Este 2021 se cumplen 50 años de esta iniciativa intergubernamental que ha buscado durante todo este tiempo identificar esas áreas naturales que era necesario conservar y ha promovido una conexión sostenible entre la gente y la naturaleza.

Y quién mejor que Jane Goodall, pionera en el estudio de los chimpancés salvajes y en la conservación del medio, para ejercer de portavoz oficial de este aniversario. “Este programa ha hecho tanto por proteger nuestros valiosos recursos naturales. Tenemos que aprender a vivir en armonía con la naturaleza”, ha señalado la etóloga inglesa.

Javier Sánchez Martínez

En España son 53 las reservas declaradas por la Unesco, con la reciente incorporación de la Ribeira Sacra y Serras do Oribio y Courel después de que en 2020 no se sumara ninguna nueva. Esta cifra la convierte en el primer país del mundo en número de reservas de la biosfera, lo que supone el 12% del territorio nacional. Están distribuidas por 16 de las 17 comunidades autónomas y cuatro de ellas son transfronterizas (tres con Portugal y una intercontinental con Marruecos). Con estas últimas se cumple uno de los objetivos del programa MAB de la Unesco en este ámbito: traspasar fronteras.

Javier Sánchez Martínez

En total, en el mundo hay 727 reservas en 131 países, que cubren 6.812.000 kilómetros, más del 5% de la superficie terrestre, aproximadamente el tamaño de Australia. En ellas viven más de 257 millones de personas y son designadas cada año por el Consejo Internacional de Coordinación del MAB, un órgano ejecutivo rotatorio integrado por representantes elegidos de 34 estados miembros de la Unesco. Dicho Consejo es quien ha aprobado también una estrategia hasta el año 2025 para que la Red Mundial de Reservas de la Biosfera sirva de modelo para la realización de la Agenda 2030 de la ONU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Javier Sánchez Martínez

De la montaña al mar

Las reservas de la biosfera son también un elemento para la educación, la investigación y la concienciación, para fomentar prácticas innovadoras en materia de desarrollo sostenible y contrarrestar la pérdida de biodiversidad. En este reportaje hay una pequeña representación de estas reservas en territorio español. Todas son visitables y en ellas se trata de armonizar la conservación de los recursos naturales con el desarrollo socioeconómico de las poblaciones locales que las habitan, según un modelo de uso sostenible.

JAVIER SANCHEZ

En las reservas de alta montaña, como la de Ordesa-Viñamala (la segunda reserva nombrada en España; Grazalema fue la primera en 1977), se puede observar la huella del glaciarismo. En altitudes menores, pero también en montaña, hay otro conjunto de reservas que se extiende de este a oeste por la vertiente leonesa, asturiana y gallega. Ellas son el refugio de algunas de las especies animales más singulares de nuestro país, como el oso pardo y el lobo. También encontramos reservas en la media montaña mediterránea y en islas como Menorca o El Hierro. Y otras en las que el agua, la cultura y las actividades asociadas a ella constituyen el elemento más relevante, como en las Marismas de Odiel o Doñana.