La réplica de la casa de 'The Holiday' ya se puede alquilar (pero no en Inglaterra)

Una decoradora ha cubierto una necesidad de mercado: recrear la casa en la campiña inglesa a la que va Cameron Diaz en 'The Holiday (Vacaciones)' pero a miles de kilómetros, en Atlanta, concretamente.

Araceli Ocaña
 | 
Foto: Universal Pictures

Cada año, miles de personas en todo el mundo aprovechan la llegada de la Navidad para volver a ver el que ya es un clásico, 'The Holiday (Vacaciones)', la película protagonizada por Cameron Diaz y Kate Winslet y, lejos de envidiar la mansión californiana de una, el deseo común es pasar las fiestas en una recogida casita en la campiña inglesa. Desde luego, la de Cameron y Jude Law (o sus personajes), es La Historia de Amor por excelencia de la película, y hace que la nieve y todo resulte encantador. 

En el flechazo entre Amanda y Graham hay un elemento clave: la acogedora casita a la que llega ella en medio de una gran nevada. Sugiere una Navidad bucólica en la campiña inglesa, sin duda, el problema es que la casa, en realidad no existe: el equipo de producción de la película, que se rodó en 2006, utilizó una casa real (que se vendió en 2019 a unos propietarios que, por cierto, no sabían que era tan famosa hasta que aparecieron en las noticias por primera vez), modificando su exterior, y para el interior creó unos decorados en Los Ángeles. Decimos que no existe... O no existía. Y de momento no va a existir, literalmente, en Inglaterra.

Pero todo es más fácil de explicar si empezamos por el final: como son millones los fans de la película en todo el mundo, una decoradora, Lucy Small, vio un nicho de mercado... ¿Y si hacía una réplica de la casa pero en Atlanta, más a mano?

Según explica, "formo parte de muchos grupos que disfrutan de cosas acogedoras, sin drama, un buen libro y una taza de té junto a una vela de olor rico. Y todo el mundo ama esta casa."

Eso sí, por motivos prácticos (demostrando que realidad y ficción no siempre coinciden, de hecho casi nunca lo hacen), una vez trabajó con arquitectos, equipo técnico y reformistas, Small tuvo que modificar ligeramente las características del edificio: se trata de una casa con tres habitaciones en lugar de una, así habrá más sitio para escapadas familiares o con amigos. 

Eso sí, el objetivo es que "si te alojas allí, quiero que sientas que estás en una casa de campo antigua en la campiña inglesa y Jude Law podría llamar a tu puerta en cualquier momento", explica. Para ello, en el interior habrá múltiples chimeneas, juegos de té inglés, estanterías con libros y, por supuesto, suficiente té como para que la estancia sea perfecta.

Para disfrutar de tan mágico lugar no hará falta intercambiar casas con nadie (especialmente si no disponemos de una en Malibú para compensar), abrirán la agenda de reservas próximamente y el precio de una noche es a partir de los 277 euros, aunque no estará finalizada y abierta al público hasta el 1 de octubre de 2023.