El “Renacer” de Palencia: el momento de visitar una joya que ha cumplido 700 años

Su espectacular catedral gótica cumple siete siglos y se viste de gala

Jose Miguel Barrantes
 | 
Foto: JackF

La ciudad de Palencia vive en 2022 un momento dorado gracias a un acontecimiento que ha sido catalogado de excepcional interés público. Su magnífica catedral gótica, que cumplió en 2021 700 años desde el inicio de su construcción como tal, se viste de gala a través de la gran exposición “Renacer”, que nos permite admirarla en todo su esplendor gracias a una muestra que cuenta como hilo conductor con obras de arte de primer orden.

Colegio de Villandrando, en Palencia | Turismo de Palencia

La “Bella Desconocida” hace tiempo que dejó de serlo para pasar a ser la “Bella Renacida” y, con motivo de las celebraciones por su VII centenario, convertirse en la “Catedral transformada”.

Un gran evento que se puede disfrutar desde el pasado 17 de junio y que se prolongará hasta el 11 de diciembre de este año, en lo que es además una ocasión única para descubrir y maravillarse con la ciudad de Palencia y algunas de las sorpresas que nos tiene reservadas, que la han situado en el foco del plano internacional.

La consagración de un monumento único

Quienes no hayan aún visitado la catedral de Palencia están de enhorabuena por partida doble. En primer lugar, por el placer de paladear lo inesperado, de asombrarse ante aquello que se desconocía a pesar de su grandiosidad, de penetrar en un monumento cuya celebridad ha permanecido durante demasiado tiempo callada; en segundo lugar, porque justo en estos meses se vive el momento cumbre de los acontecimientos en torno al 700 aniversario de la instalación de la primera piedra de la seo de la población castellana.

Catedral de Palencia
Exterior de la Catedral de Palencia | Diócesis de Palencia

La catedral de San Antolín, rebautizada como la “Bella Reconocida”, es una majestuosa construcción gótica erigida sobre los restos de un edificio visigótico del siglo VII y un posterior templo románico finalizado en 1219. Cien años más tarde se ponía la primera piedra de la actual estructura, viendo la luz la que es hoy en día la tercera catedral más grande de toda España y una de las más deslumbrantes en su interior.

La sobriedad del exterior, solo alterada por la intimidante silueta de la serie de gárgolas - entre las que se pueden encontrar curiosas figuras modernas como la de un fotógrafo o dos aliens, como ocurre con las icónicas representaciones de la portada de la Catedral Nueva de Salamanca, con el astronauta a la cabeza – no nos permite imaginar el gran tesoro que nos aguarda en el interior.

Muestra Renacer
Muestra Renacer, en Palencia | Diócesis de Palencia

Un tesoro que aún permanece inexplorado para muchos pero que nos ofrece verdaderas joyas como la magnífica nave central, los delicados relieves tallados en piedra en toda la estancia, las preciosas vidrieras, las armoniosas capillas o la imprescindible cripta de San Antolín, que nos sumerge bajo la base del templo y del tiempo en busca de los orígenes de la catedral.

Palencia, donde la gastronomía llega a ser bella

Es este el epicentro de una capital palentina en la que se está viviendo desde el pasado 1 de junio de 2021 un renacer gracias a una nutrida y completa programación en torno al VII centenario de la catedral, con música, conferencias, espectáculos visuales y otras propuestas culturales, con el broche de oro de la muestra “Renacer” dentro del mismo templo.  

La Fundación 7º Centenario Catedral de Palencia 2021, impulsada por la Diócesis, nos brinda la oportunidad de descubrir la “Bella Reconocida” mediante una transformación de la seo entre los meses de junio y diciembre de 2022.

Cripta de San Antolin, Palencia | Diócesis de Palencia

Una excelente ocasión de visitarla con un aspecto diferente, a través de una exposición única estructurada en siete capítulos y aunando en un mismo edificio todo un compendio de arte venido de diferentes partes de España – entre ellas el Museo Nacional del Prado -, así como un programa conmemorativo específico envuelto de exposiciones, innumerables conciertos y conferencias.

Todo ello unido al descubrimiento de la azulejería del siglo XVI del basamento del retablo de la Capilla Mayor, oculto durante más de dos siglos y que sale ahora de nuevo a luz formando parte de la muestra.

Un “Renacer” que no te puedes perder, al igual que han hecho muchos visitantes que han conseguido ya, en tan solo unas semanas, convertir a la exposición en todo un éxito turístico que nos pone en bandeja otro descubrimiento: el de la propia ciudad de Palencia.

Las sorpresas que nos aguardan en Palencia

El río Carrión discurre tranquilo en su camino de 179 kilómetros - íntegramente a través de la provincia de Palencia - hasta llegar a la ciudad castellana. Aquí, donde se presume de la fundación de la primera Universidad española, nos recibe imponente desde lo alto de un cerro el inconfundible Cristo del otero. 

Cristo de Otero, Palencia, Castilla y León  | herraez / ISTOCK

Símbolo de la ciudad, sus más de veinte metros de altura lo convierten en el más alto de España y uno de los más prominentes del mundo. Nacido de la genialidad del gran artista palentino Victorio Macho e inaugurado en 1939, precisamente el mismo año de la inauguración del Cristo Redentor del Corcovado en Río de Janeiro, con sus treinta metros de altura, tiene a partir de ahora mucho más que ver con su homólogo brasileño.

En efecto, el Arzobispado de Río de Janeiro y el Ayuntamiento de Palencia, a través de la Concejalía de Cultura y Turismo y gracias al impulso del Cónsul de España en la ciudad carioca, han llegado a un acuerdo para hermanar ambas esculturas hasta 2031, rubricando así la importancia y proyección internacional de estos dos símbolos.

El Cristo del otero cuenta con una panorámica privilegiada de toda la ciudad, donde se alza la catedral de San Antolín sin temor a reconocer el desconocido pero enorme atractivo de la población en la que se asientan sus sillares.

Iglesia de San Miguel, Palencia | Turismo de Palencia

La Calle Mayor, emblemática como pocas, con su famosa escultura de La Gorda cautivando con sus curvas las miradas de los visitantes, nos abre paso entre las calles para aventurarnos a descubrir auténticas joyas arquitectónicas como la iglesia de San Miguel, el colegio de Villandrando, el mercado de abastos o el Palacio de la Diputación; parques tan solemnes y acogedores como los del Salón de Isabel II y la Huerta de Guadián y museos tan gratamente sorprendentes como la Casa del Cordón.

Mientras, las iglesias, conventos y monasterios nos develan historias tan enigmáticas como la del Cristo al que le crecen las uñas y el pelo o la de la monja Petronila y el misterio de su cuadro, recordándonos que las leyendas siguen muy vivas en aquellos lugares como Palencia donde el paso del tiempo se ha ido fraguando sin prisa pero con tiento.