Rematar el verano en Brighton, la ciudad más divertida de Inglaterra

Locura y diversión a la orilla del mar… y a menos de una hora de Londres

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: oversnap / ISTOCK

Lo irreverente y lo atrevido constituyen las principales señas de identidad de esta localidad costera, que en nada se parece a ninguna otra de Inglaterra. Dicen que es la más transgresora, pero también por ello, quizás, es la más divertida. Su animación nocturna se encuentra casi a la altura de Londres (aliñada con el mar) y el Orgullo Gay, que se celebra a finales de agosto, se ha convertido ya en una referencia mundial. Incluso cuando acaba el verano, nada puede sentar mejor que una escapada a esta ciudad emplazada a tan sólo 50 minutos en tren desde la capital británica.

El impresionante palacio Royal Pavilion construido por rey Jorge IV
El impresionante palacio Royal Pavilion construido por rey Jorge IV | GoranQ / ISTOCK

A Brighton la vena festiva le viene de tiempo atrás. Concretamente del rey Jorge IV, quien mucho antes de calzarse la corona decidió construirse un palacio para dar rienda a su desenfreno. De esta idea nació el excéntrico Royal Pavilion, un edificio de estilo neo-oriental e inspiración india (con la firma del arquitecto John Nash) que es hoy una de sus grandes atracciones.

Playa y shopping

Como también lo es la playa de guijarros, que en temporada alta se convierte en un escaparate de pelos de colores y tangas de leopardo que dan vida al ya animado Brighton Pier, el único parque de atracciones del mundo emplazado íntegramente sobre el mar y flanqueado de máquinas tragaperras y puestos de comida rápida. Curiosamente, la noria Brighton Wheel, que fue inaugurada en el año 2011, queda a pocos pasos del recinto, y como su hermana mayor, London Eye, proporciona las mejores vistas.

El atardecer desde la playa con el Brighton Pier
El atardecer desde la playa con el Brighton Pier | Michael Jewes / ISTOCK

Más allá de tostarse al sol o divertirse en este anacrónico parque, muchos vienen a Brighton para entregarse al arte de las compras. Para ello, siguiendo la línea del paseo marítimo, encontramos las antiguas casas de pescadores transformadas en galerías de arte, donde se exhiben pinturas al óleo o piezas de decoración talladas a mano con llamativos cristales de espejo.

Coloridas casetas en la playa de Brighton 
Coloridas casetas en la playa de Brighton  | Nickos / ISTOCK

Sin embargo, los más sibaritas deberán dirigirse hacia el interior del entramado urbano. Allí las refinadas lanes o callejuelas del casco histórico aglutinan las tiendas de primeras marcas, las joyerías, los salones de belleza y los restaurantes chic, mientras que la bohemia se concentra en The North Lane, que es el barrio alternativo y new age: tiendas de ropa de segunda mano, puestos de comida orgánica, artistas callejeros y templos culturales como el teatro Komedia y la moderna Jubilee Library, donde se dan cita intelectuales y hispters.

Clásica calle de la regencia de Brighton
Clásica calle de la regencia de Brighton | stuartpitkin / ISTOCK

Destino LGTBIQ+

Y como no hablar de Kemptown, el barrio emplazado al este del centro de la ciudad y de cara al mar. Su peculiaridad es la de servir de residencia por antonomasia a la comunidad homosexual de Brighton, una de las ciudades más gay friendly del mundo.

Bandera del Orgullo LGTBIQ+ siendo ondeada por las calles de Brighton 
Bandera del Orgullo LGTBIQ+ siendo ondeada por las calles de Brighton  | petekarici / ISTOCK

Es por esto que el Día del Orgullo Gay es tal vez el más deseado. Los bares, los restaurantes y las tiendas se decoran con la bandera arco iris para enmarcar el gran festival que tiene como pistoletazo de salida un colorido desfile que recorre el centro de Brighton con auténtico espíritu de libertad.