Reikiavik, pura energía ártica

El país más joven del mundo es una mezcla fascinante de hielo y fuego: un 11 por ciento se halla cubierto por glaciares -incluyendo a Vatnajökull, el mayor del continente- y su tierra ha sido formada por cerca de 200 volcanes, 30 de ellos aún activos. Estas características consolidan un patrimonio natural digno de verse en sus cuatro Parques Nacionales -Thingvellir, Snaefellsjökull, Jökulsárgljúfur y Skaftafell-, donde se exhibe un desfile de géiseres, fumarolas, glaciares inaccesibles y bosques sin árboles. Reikiavik aprovecha estas fuerzas de la naturaleza para su original calefacción por agua geotérmica, no contaminante y barata. La ciudad rebosa de impulso cosmopolita y llamativos contrastes, como casitas de hierro ondulado acurrucadas junto a futuristas edificios de cristal, o instalaciones de última tecnología a tiro de piedra de los baños termales de Blue Lagoon (www.bluelagoon.is). En los meses de verano, sus animadas calles se llenan con un creciente número de viajeros que no se quieren perder esta capital llena de personalidad y marcha. Para dormir, eligen el hotel boutique 101 (www.101hotel.is), y para divertirse, locales de diseño como el Café Oliver y el Pravda.
www.visitreykjavik.is