Regresa la Alfombra de Flores a la Grand Place de Bruselas

Del 12 al 15 de agosto, más de 600.000 begonias y dalias cubrirán un año más la Grand Place de Bruselas. Este año, el motivo de la alfombra será la celebración del 150 aniversario de la amistad belgojaponesa.

Foto: ISTOCK

Cada dos años la Grand Place de Bruselas se cubre de aromas y color gracias a una inmensa alfombra de flores. Este año los visitantes la podrán disfrutar del 12 al 15 de agosto. Antes, un centenar de jardineros voluntarios trabajarán minuciosamente durante cuatro horas para tejer esta asombrosa alfombra: primero trazarán el diseño en el suelo de la plaza, y más tarde colocarán las flores. El tema central de su decorado será los 150 años de la amistad entre Bélgica y Japón, por lo que las flores darán forma a dibujos inspirados en la cultura japonesa, como pájaros, flores, el viento, la luna, etc.

Esta amistad se remonta a 1886, cuando Bélgica y Japón sellaron un acuerdo comercial que propició que la Restauración Meiji se inspirase en el modelo institucional belga. En la presentación de esta 20 edición, tanto el embajador japonés en Bélgica, Masafumi Ishii, como el alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, calificaron esta relación de "amistosa, rica y sólida".

La Alfombra de Flores de la Grand Place de Bruselas podrá verse completa desde el balcón del Ayuntamiento, ya que tendrá 75 metros de largo por 24 metros de ancho. Las begonias, cultivadas en Gante, ocuparán 1.800 m2 y se utilizarán más de 600.000 flores, colocadas lo suficientemente juntas como para que no se vuelen. La elaboración de esta alfombra requiere un largo proceso creativo a pesar de ser una obra tan efímera.

Para escoger la temática de cada año, en la asociación sin ánimo de lucro Tapis de Fleurs se reúnen ilustradores, diseñadores gráficos y arquitectos paisajistas que presentan sus proyectos. Una vez terminada la selección se calcula el número de flores que serán necesarias y se hacen las combinaciones de colores.

Además, para mantener las flores frescas se necesitan cuidados especiales. Por ejemplo, si hay una ola de calor, el césped se riega para evitar que las flores se marchiten. En el caso de que haya demasiada humedad, la hierba que acompaña a las flores puede crecer entre 4 y 5 centímetros en estos tres días.

Esta espectacular creación irá acompañada cada noche por un concierto en la misma plaza además de espectáculos de luz y sonido.

Fue el arquitecto paisajista Etienne Stautemas quien empezó a principios de los años 50 a elaborar alfombras de flores. Con el paso del tiempo comenzó con su equipo a realizar creaciones inmensas hasta 1971, cuando se pudo ver la primera alfombra de flores en la Grand-Place de Bruselas. Desde 1986, este evento floral se realiza de manera bienal durante la llegada de la segunda quincena de agosto.