Por la región volcánica del Campo de Calatrava

A pesar de ocupar más de 5.000 kilómetros cuadrados, es una de las grandes desconocidas. Ha sido reconocida por el Smithsonian Institute como zona de actividad volcánica aún activa. La región volcánica del Campo de Calatrava es un viaje con un encanto incontenido aún por explorar.

Irene González
 | 
Foto: Miguel Angel Prieto Ciudad / flickr

Los volcanes dormidos de Calatrava son unos grandes desconocidos y sus hermosas lagunas volcánicas también a pesar de que son las únicas de este tipo que se pueden encontrar en la Europa continental. Los volcanes de Calatrava son uno de los fenómenos más singulares e inéditos de nuestro país. Son antiguos volcanes que hablan de una época hoy casi extinguida, pero de la que ha quedado un singular testimonio en la orografía manchega. Esta región de Ciudad Real posee unas características asombrosas que la hacen única en España. El Campo de Calatrava, ubicado en el centro de la Península Ibérica y en el centro de la provincia de Ciudad Real, es una región volcánica de gran importancia con más de 5.000 kilómetros cuadrados de extensión y más de 300 afloramientos volcánicos.

La actividad volcánica, de una antigüedad inferior a 10.000 años, ha servido para que el prestigioso Smithsonian Institute haya reconocido el Campo de Calatrava como zona de actividad volcánica activa. Muchas de las manifestaciones volcánicas de la zona se pueden percibir en forma de manantiales termales o ferruginosos, y algunos de ellos fueron utilizados como balnearios naturales aunque hoy se encuentran abandonados. Los volcanes del Campo de Calatrava son un paisaje espectacular esculpido por el tiempo, un espacio natural que alberga ecosistemas perfectamente conservados que incluyen lagunas y suaves elevaciones. Además, los cráteres de origen explosivo de las sierras de Calatrava, han originado pequeñas lagunas interiores de enorme belleza.

En Campo de Calatrava hay 16 lagunas pero por su belleza destacan la Laguna de la Alberquilla, que es Monumento Natural; La Inesperada, en Pozuelo de Calatrava; la Hoya de Cervera, en Almagro; la laguna volcánica de Cervera; la de Fuente Agria del Chorrillo y la de Caracuel. Campo de Calatrava posee enclaves impresionantes como el de los Castillejos en La Bienvenida y el del Cerro de los Santos en Porzuma, donde los amantes de etas calderas naturales podrán apreciar sensacionales coladas volcánicas. Ciudad Real, Miguelturra, Almagro, Daimiel y Bolaños, se alzan dentro del área y bien merecen un alto para saborear su gastronomía y disfrutar de sus calles y plazas. Para los enamorados de la naturaleza, los volcanes del Campo de Calatrava serán un gran hallazgo.

Volcán de Cerro Gordo
Valenzuela de Calatrava

Cerro Gordo es el primer volcán museo de la península y ofrece un más que interesante recorrido interpretativo de la volcanología de la comarca de Ciudad Real y por su interior. Aquí se entienden los aspectos sobre la geológica y el fenómeno vulcanológico.

Volcán de Columba
Granátula y Valenzuela de Calatrava

Los científicos estiman que las últimas erupciones en la zona de Calatrava se pudieron producir hace unos 5.000 años en el volcán Columba, por lo que se considera el más joven de todo el Campo de Calatrava. Es muy interesante porque tiene coladas y depósitos. Para acceder a él, hay que recorrer la carretera que une Granátula con Calzada de Calatrava. Cerca está el embalse de Vega del Jabalón.

Volcán de la Posadilla y Laguna
Valverde

En plena naturaleza se halla el Monumento Natural conocido como la Laguna, que se creó en el cráter por una explosión de magma. La lava, al entrar en contacto con una capa de aguas subterráneas, dio origen a esta curiosa laguna. El cráter que se formó por la explosión del Volcán de Posadilla se aprecia perfectamente.  Este increíble paraje está cuajado de cigüeñas, águilas reales y buitres.

Volcán del Cerro de La Santa Cruz
Alcolea de Calatrava

Alcolea de Calatrava es un pequeño pueblo emplazado sobre las coladas del volcán del Cerro de La Santa Cruz. Las excavaciones abiertas en su ladera norte para extraer material para la construcción de antiguos tapiales, permite, sin demasiado riesgo, penetrar al interior del cono y observar la disposición de los materiales que lo forman.

Volcán de Peñarroya
Corral de Calatrava

A unos 8 kilómetros de Corral de Calatrava se eleva el volcán de Peñarroya, al que se asciende con facilidad. Este magnífico edificio volcánico, al igual que la laguna de Las Maestras y Fuentillejo, ha sido declarado Monumento Natural. Todo el conjunto tiene una intensa tonalidad rojiza, y de ahí su nombre. La cima de Peñarroya ofrece una extraordinaria panorámica del Campo de Calatrava.