'Born to Be Wild!' La Ruta 66 de punta a punta, a través de 8 estados y 3.438 kilómetros

Rectas interminables y una Harley-Davidson para emular a Dennis Hopper y Peter Fonda —con Born to Be Wild, de Steppenwolf, sonando como banda sonora—. ¿Quién no ha soñado con experimentar esa sensación de libertad mientras se conduce a través de la popular Ruta 66?

Antonio Mayorgas
 | 
Foto: Sky Noir Photography by Bill Dickinson / GETTY

En la novela Las uvas de la ira, John Steinbeck la llamó “The Mother Road”. Y Dennis Hopper la inmortalizó al inicio del largometraje Easy Rider. Recorremos la famosa Ruta 66 de la mano de Antonio Mayorgas, autor del libro 3939 kilómetros. Solo Ruta 66, que nos desgrana las paradas clave de la carretera más famosa del mundo a través de ocho estados:

ILLINOIS (km 0)

Comienzo de la Ruta 66 en Chicago. | James Pintar / ISTOCK

La ruta en su sentido original, de este a oeste, arranca en Chicago, bañada por el lago Michigan, el segundo en tamaño de los cinco de los Grandes Lagos. Primer estado de la ruta si has elegido realizar el recorrido original, de este a oeste. Imprescindible arrancar el periplo tras un desayuno en Lou Mitchell’s, un clásico entre los ruteros desde 1923. 
Hay que inmortalizar el inicio de la ruta en la calle Adams antes de lanzarse hacia Wilmington para conocer el Gemini Giant, el gigante astronauta, el Polk-a-Dot-Drive in en Braidwood, donde Elvis y Betty Boop, entre otros, nos reciben a la puerta y donde el servicio de caballeros es todo un homenaje a Marilyn Monroe. Pero si lo que buscas son gasolineras de la época, la Ambler’s Texaco en Dwight o la Mobil en Odell son paradas obligadas.

Recorrer la pequeña localidad de Atlanta es casi como hacerlo en un cuento con su propio gigante, el Tall Paul, y disfrutar de un café o una hamburguesa en el Palms Grill Cafe te transportará a otro siglo. Atravesemos el viejo puente sobre el Misisipi que conecta con Misuri, el Old Chain of Rocks Bridge, y entremos en San Luis, la puerta del oeste. 

MISURI (km 484)

Old Chain of Rocks Bridge sobre el río Misisipi.  | marekuliasz / ISTOCK

La ciudad de San Luis nos recibe con el imponente Gateway Arch y nos reserva dos paradas obligadas: la heladería Ted Drewes Frozen Custard, abierta todo el año excepto enero y en la que solo puedes consumir por ventanilla sin espacio en el interior para clientes, y el National Museum of Transportation.

Algunos de los negocios están en manos de nuevos propietarios que han mantenido la esencia actualizando sus instalaciones para cautivar a los viajeros, como el Wagon Wheel Motel en Cuba. Otros han logrado mantener intactos algunos de sus tesoros, como el Munger Moss Hotel, cuyo rótulo sigue cada noche transportándote al siglo pasado. Desgraciadamente otros desaparecen con la pérdida de sus creadores, como el Whitehall Mercantile en Halltown, aunque a veces las siguientes generaciones continúan el legado, como en la Gary’s Gay Parita Sinclair, una maravillosa reproducción de una gasolinera en Ash Grove.

KANSAS (km 994)

Cars on the Route en Galena.  | StockPhotoAstur / ISTOCK

Apenas 13 millas de trazado discurren por Kansas, pero deliciosos para el viajero, donde encontramos la primera referencia a la película Cars de Disney-Pixar (2006) en el pueblo minero de Galena. Aquí, en el antiguo espacio rehabilitado de una gasolinera, el Cars on the Route, luce la grúa que inspiró a John Lasseter, su director, el personaje de Mate.

OKLAHOMA (km 1015)

Route 66 Museum en Clinton. | ehrlif / ISTOCK

Territorio de treinta y nueve tribus nativas, unas originarias y otras reubicadas a partir de los numerosos tratados, todos incumplidos, firmados con los indios nativos americanos. El estado también es escenario de algunos de los episodios más violentos de Bonnie & Clyde, quienes mantuvieron un tiroteo con la policía en Commerce en abril de 1934. 

En Catoosa encontraremos uno de los regalos de aniversario más originales, el que le hizo Hugh Davis a su mujer en su treinta y cuatro aniversario: una enorme ballena azul, la Blue Whale, construida en su propiedad y posteriormente abierta al público. No es la única construcción de gran originalidad. En Arcadia está la Round Barn, un enorme granero circular de 1898 construido así para soportar mejor los frecuentes tornados de la zona.

El estado es también el hogar de quizá el mejor museo de la ruta, el Route 66 Museum de Clinton, que merece una visita sin prisas.

TEXAS (km 1710)

Cadillac Ranch en Amarillo, Texas. | Tiago_Fernandez / ISTOCK

Territorio indio hasta 1875, fueron los españoles los primeros europeos que pisaron estas tierras en 1540 dirigidos por el salmantino Francisco Vázquez de Coronado, aunque hoy para el viajero son otros iconos bien distintos los que hacen su paso inolvidable. El primero, el U-Drop Inn, la primera gasolinera de Texas de 1936 ubicada en la intersección de la Ruta 66 y la US Highway 83. Quizá el más importante ejemplo de art déco de toda la ruta.

Esperamos que el recorrido hasta aquí te haya abierto el apetito e intentes el reto del Big Texan Steak Ranch en Amarillo, donde sobre un escenario puedes enfrentarte a un chuletón de dos kilos y un cronómetro con un límite de una hora para acabar con él. El premio, salir del local sin pagar la factura.

A las afueras de la población, el homenaje del millonario Stanley Marsh al mundo del automóvil plasmado en 10 Cadillacs de los años 1949-1963 semienterrados y a disposición de los visitantes para practicar el noble arte del grafitero. En Adrian llegamos al Midpoint Cafe, mitad del recorrido.

Escocia, la Ruta 66 de las Highlands

NUEVO MÉXICO (km 2009)

Blue Swallow Motel en Tucumcari. | chapin31 / ISTOCK

Aquí ha sido donde el trazado ha sufrido la más importante variación. Inicialmente seguía la línea del ferrocarril a través de Santa Fe hasta que a finales de los años treinta, una nueva configuración acortó el recorrido, uniendo Santa Rosa con Albuquerque.

Es quizá el estado que más ha invertido en recuperar el esplendor de los rótulos de neón que iluminaban las avenidas principales de sus poblaciones. Ejemplo de ello es el rótulo del Blue Swallow Motel en Tucumcari.

La última población del estado, Gallup, es también sede de El Rancho Motel, hogar de un gran número de actores durante los períodos de rodaje en las localizaciones cercanas. John Wayne, Katharine Hepburn y Kirk Douglas han sido sus inquilinos. En Gallup también se rinde homenaje a los indios navajos que lucharon en la II Guerra Mundial como operadores de comunicaciones, los Navajo Code Talkers. Su desconocido lenguaje incluso para otros miembros de su propia tribu se convirtió en el mejor encriptamiento de las comunicaciones por radio.

ARIZONA (km 2793)

'Teepees' del Wigwam Motel de Holbrook. | chapin31 / ISTOCK

Declarado en 1912 como el estado número cuarenta y ocho, en Arizona encontramos el mayor número de tramos de la carretera original y también el de poblaciones abandonadas, las ghost towns.

Apenas se conservan tres de los 15 moteles con forma de teepee que configuraban la cadena Wigwam Motels. Uno de ellos en Holbrook y un segundo en el trazado de la ruta en San Bernardino, California.

Es quizá Oatman una de las poblaciones que mejor ha sabido esquivar su abandono tras el cierre de sus minas. La comunidad de burros silvestres que buscan al visitante para que los alimenten se ha convertido en una atracción para la población. Oatman también es famosa porque los actores Clark Gable y Carole Lombard pasaron en ella su noche de bodas. 

CALIFORNIA (km 3438)*

Fin de la Ruta 66 en Santa Mónica.  | Rawf8 / ISTOCK

El destino soñado por los emigrantes americanos que cruzaban el país buscando una vida mejor y que en la mayoría de los casos solo proporcionó una explotación de la mano de obra es el final de la ruta. Una prolongación en su primera mitad de la aridez de Arizona, que deja una retahíla de poblaciones fantasma hasta llegar a sus fértiles tierras. Goffs, Fenner, Essex o Chambless son algunas de ellas. Alguna todavía conserva vestigios de su plenitud, como Amboy, donde permanece abierto el Roy’s Motel, aunque lejos de los tiempos en los que llegaron a trabajar noventa personas mientras permanecía abierto veinticuatro horas.

Antes de llegar a Los Ángeles, el Bagdad Cafe, escenario en 1987 del rodaje de la película del mismo título. Y finalmente, Los Ángeles, concretamente su down town, final original de la ruta, posteriormente prolongado hasta el muelle de Santa Mónica, donde podremos dar fe de nuestro recorrido junto al End of the Trail, un rótulo creado para una película e instalado posteriormente en el muelle y que se ha convertido en el final oficial de nuestro recorrido.

* Kilometraje aproximado dadas las distintas posibilidades del trazado.