Eslovenia en bici: comerse el país a pedaladas

Eslovenia es un territorio de extremos, y uno de los más apetecibles para recorrer sobre dos ruedas

Carlos Plata
 | 
Foto: SimonSkafar / ISTOCK

A pesar de ser un país pequeño con alrededor de dos millones de habitantes, lo tiene todo, otra ventaja es que no se necesita conducir mucho para ir de un punto a otro de interés. Su capital es Ljubljana (Liubliana) y sabiendo eso, ya se conoce mucho para empezar. Ahora bien, si se buscan unas vacaciones para recordar, la bicicleta hará esta tarea mucho más fácil, y si se puede, dejarse acompañar de guías locales, ayudará a que se descubran lugares que el viajero por si solo difícilmente encontrará.

kasto80 / ISTOCK

Para ciclistas, uno de los sitios a visitar es Logarska Dolina, hace frontera con Austria y realmente es una ruta paraíso; cruza un inmenso valle, con vacas en la pastura, vistas panorámicas, cascadas de agua, y repleto de granjas que si conoces, sirven unas comidas caseras eslovenas de Estrella Michelín a un precio mucho mas que razonable.

Logarska Dolina | mbbirdy / ISTOCK

Otra ruta fantástica es la de la costa eslovena, de Koper a Portoroz, 40km de mar adriático que se cruzan en unos golpes de pedales, uno de los puntos clave de la ruta, es pararse a comer en Piran (uno de los pueblo pesqueros  más bonitos de Eslovenia), donde se puede pedir un sopa de pescado exquisita y típica llamada Brodet. En Piran los coches, no pueden entrar por más de 15 minutos, a no ser que sean locales u hoteles.

La Plaza de Piran, Eslovenia | CasarsaGuru / ISTOCK

Otra ruta que cruza una zona exclusiva y montañosa a tope es Krajnska Gora (Krainska Gora), cerca del parque del Triglav (Triglau), es apta para todos los niveles, pero es perfecta para ciclistas que quieren una semana rompe-piernas. El parque natural del Triglav es otra zona para pedalear durante varios días, bosques espesos, lagos naturales de aguas rías cristalinas que el viajero puede bañarse en verano mientras las inmensas y expectantes montañas lo rodean todo.

Triglav | Tomas Hliva / ISTOCK

Cualquiera persona que ha visitado la zona de Bled, pero especialmente Bohnj (bohin) se enamora. La verdad es que ser ciclista y vivir en esta zona es un lujo. Para el ciclista, esta zona es idílica, carreteras de montaña, aire puro, poco tráfico; recorridos en los que  los vatios dan igual, la velocidad y el pulso pasan a un segundo plano y dan paso al gozo de disfrutar del ciclismo. Aquí el ciclista se siente libre y feliz. En general ser ciclista y vivir en Eslovenia, aunque la temporada sea corta: de mayo a setiembre, es un privilegio, no solo por sus entornos y facilidades para el deporte sino también por su comida y los rincones que se encuentran.

Bohnj | MikeMareen / ISTOCK

Explorar Eslovenia en el sillín es una de las mejores elecciones que se puede hacer, ¿si buscas comida casera? la respuesta es Eslovenia, ¿si buscas vistas extraordinarias? Eslovenia, ¿prefieres memorias exclusivas? La respuesta ya la sabemos.

Por Carlos Plata, RRPP Hotel Triglav Dobrna (SLO) (@hoteltriglavdobrna)