Recorrer el Languedoc Roussillon en primavera

A través de sus ríos, senderos y rutas ciclistas, esta primavera es posible recorrer Languedoc Roussillon Midi-Pyrénées, Francia, a fondo.

Foto: ISTOCK

A pie, en bici o en barco, la región francesa de Languedoc Roussillon Midi-Pyrénées propone varias rutas y alternativas para que el turista la conozca sin prisas.

La primera de sus propuestas es la de navegar el Canal des Deux Mers, compuesto por el Canal du Midi y el Canal de Garonne, y a través del que el mar Mediterráneo queda unido al océano Atlántico. Este canal fue creado para el transporte de mercancías aunque su uso turístico cada vez es mayor. La mejor época para recorrer el Canal des Deux Mers es de abril a octubre, cuando las temperaturas son más benévolas y el entorno se embellece.

Si se prefiere caminar, Languedoc Roussillon Midi-Pyrénées propone recorrer el valle del Dordogne con Rocamadour como campamento base. Este pequeño pueblo medieval se dice que está colgado en la montaña y es que la ciudad fue edificada en niveles superpuestos en la ladera y se encuentra suspendida sobre un cañón por el que discurre el río Alzou.

Por último, si se quiere emular a los grandes ciclistas en el tour de Francia, en Languedoc Roussillon Midi-Pyrénées se encuentra el mítico puerto del Tourmalet, famosos por su dureza. Otros de los puertos que se pueden subir son Luz Ardiden, Hautacam, Soulor o Peyresourde. Para ello, las oficinas de turismo de la región cuentan con chips electrónicos para cronometrar los tiempos, carnet de ciclista para sellar en cada etapa e, incluso, foto finish.

Los que simplemente quieren pasear en bicicleta, el Canal des Deux Mers cuenta con una vía verde de más de 145 kilómetros a través de la que descubrir la riqueza patrimonial de la zona.

// Outbrain