Si quieres calma en Palma de Mallorca, pero no tanta, este es tu hotel

Perfilar el carácter de la mayor de las Baleares sobre el binomio 'sol y playa' supone ubicarla en un lugar común al que nunca perteneció. Lo mismo sucede con el Barceló Illetas Albatros, un hotel encajado en el verde de los pinares y arropado por la calma del mar, que no renuncia a la vitalidad de la ciudad, si no que la transforma en una huésped más.

Beatriz Hernández
 | 
Foto: Hotel Barceló Illetas Albatros

El mediterráneo es su pista de juego y consciente de ello, el hotel sigue sus ritmos sin sobreexplotar sus encantos. ¿Cómo? Luciendo orgulloso sus mejores virtudes, que quedan en evidencia al traspasar la puerta de la habitación. Es aquí cuando un imponente ventanal, acompañado de un baño de mar y luz, inaugura nuestra estancia. Un comienzo más que prometedor.

Beatriz Hernández

Además de estas vistas panorámicas a la bahía de Palma, entre las 128 habitaciones de este Adults Only, el único de la ciudad que permanece abierto todo el año, se encuentran algunas con solarium y bañera de hidromasaje en su terraza privada, las habitaciones Deluxe.

Hotel Barceló Illetas Albatros

Sin embargo, si algo hace especial al Barcelo Illetas Albatros, a tan solo 15 minutos del centro, es su acceso privado a una cala. Con un ojo puesto en el espectacular mediterráneo que se exhibe sin pudor frente a nosotros, la divisamos. Pequeña y recóndita alardea de su belleza natural mientras pone la banda sonora de nuestra estancia: el oleaje. 

Beatriz Hernández

Este no es el único rincón del hotel donde se respira la cara más salvaje de la isla. La combinación verde-azul coge fuerza en un discreto espigón que acoge una de las nuevas actividades del hotel: yoga frente al mar. Una clase guiada, a primera hora de la mañana, que supone un oasis de calma a los pies de Palma de Mallorca.

Hotel Barceló Illetas Albatros

Los planes en los exteriores no acaban aquí, además de la tranquilidad y desconexión que brinda el entorno, con un edificio que se mimetiza con el paisaje sin eclipsarlo, el carácter urbano del hotel toma forma en servicios como el Sprunch. Una combinación del relax del spa y el placer gastronómico del brunch, que permite saborear una de las actividades más exitosas de la ciudad, pero esta vez con vistas al mar.

Su precio es de 45 € por persona e incluye la comida, maridada con una botella de cava Freixenet Ice, y la entrada al spa.

Hotel Barceló Illetas Albatros

La propuesta culinaria sorprende de principio a fin. Entrantes dulces como el cremadillo de chocolate, dan paso a bocados como el de alga wakame con langostino y arenque con vinagreta de cúrcuma. En los platos principales del brunch, la merluza con guiso de manitas de cerdo y crema de carabineros acapara todas las miradas.

Pero sin duda, lo mejor está por llegar. El postre. Hojaldre de peras caliente. Nos atrevemos a decir que uno de los más ricos que hemos probado. De diez.

Hotel Barceló Illetas Albatros

Alargar la tarde en las camas balinesas de su piscina también es una buena idea, pero no solo de sol vive la isla. La noche despega con música en directo mientras los aromas del mediterráneo se sumergen en una copa de balón.

Alessandra Pagliacci

Hablamos de Blue Gin, la ginebra propia del Barceló Illetas Albatros destilada lentamente en base al aroma del hotel: bergamota, mandarina, jazmín o musc blanco, perpetuando así la tradición balear de la ginebra, que llegó a la isla importada por los ingleses en el siglo XVIII.

Hotel Barceló Illetas Albatros

La Urban Sky Terrace, en el ático del hotel, es el escenario idóneo para disfrutar de este aromático gin tonic a base de su Blue Gin. ¿Se te ocurre mejor lugar para disfrutar de la efervescencia de la ciudad y la calma del mar?